Los cruceros consiguen modificar la tasa turística catalana

La presión de las navieras contrarias a la tasa turística ha dado resultado. El Gobierno catalán rebajará, en el reglamento del impuesto turístico, las condiciones para pagarla y dejará bajo mínimos el impacto de la recaudación.

Comunicatur publicó a primeros de junio la información sobre las presiones deturoperadores y cruceros para evitar la tasa turística catalana. El consejero de Empresa y Empleo, Xavier Mena, confirmó en el Parlament de Catalunya que está negociando con las compañías de cruceros y que tiene a punto el reglamento del proyecto de Ley del impuesto sobre las estancias turísticas. Será en este reglamento dónde se fijarían las exenciones negociadas con las navieras.

Concretamente quedarán fuera del pago todos los turistas que embarquen o desembarquen argumentando que este cliente puede pasar la noche en algún establecimiento catalán y por lo tanto pagaría dos veces la tasa por el mismo día. También quedarán excluidas las estancias inferiores a 12 horas. El consejero Mena considera que en este caso “se trata sólo de tocar puerto y marchar”. Con estancias superiores a 12 horas en un crucero está implícita una pernoctación y sería el único caso en el que se pagaría el impuesto.

El consejero estimó que “el 55% de los cruceristas pertenecen al grupo de embarque y desembarque” y aquellos que hacen escalas de menos de 12 horas también son un número importante. De los 2,5 millones de crucerías que recibe el puerto de Barcelona sólo una quinta parte pagarían por la pernoctación.

Una reclamación que han realizado puertos como el de Roses y Palamós, que reciben cruceros de una tipología diferente a las grandes embarcaciones de Barcelona, también han sido recogidas por el Gobierno. Según la ley del impuesto turístico los cruceros se equiparan a los establecimientos de 5 estrellas y les corresponde el pago de la tasa más elevada (2,50 euros). Ahora, ha abierto la posibilidad de que en “función del tipo de crucero se equipare a un cuatro estrellas” y bajar el importe a la franja media (1 euro o 1,25 euros si está en Barcelona).

0 0 0 0