El taxi frente a Uber y Cabify, la historia de la precariedad

La lucha del sector del transporte en vehículo con conductor, ya sea el tradicional taxi, como la nueva fórmula que representan  las plataformas Uber y Cabify, está dando mucho de lo que hablar y opinar.

Los datos del negocio del taxi que repercuten en el conductor son desoladores. Los conductores de VTC cobran alrededor de 1.100 euros netos al mes por unas doce horas diarias de trabajo. Y según un estudio realizado por el Ayuntamiento de Madrid, un taxista puede ganar 2.560 euros netos mensuales si tiene su licencia ya pagada, en caso contrario a este importe se debería descontar la cuota mensual de pago.

Buena parte de los taxistas de Barcelona y Madrid se iniciaron en el sector como conductores asalariados para otros taxistas que cuentan con licencia. En estos casos el propietario de la licencia se lleva la mitad de la recaudación del día. El paso siguiente es la compra de una licencia, generalmente hipotecando su vivienda o tomado un préstamo. El precio de la licencia, en el caso de Barcelona, puede oscilar entre los 100 mil y los 150 mil euros. En el caso de los VTC las licencias superan los 60 mil euros.

El conductor con licencia pronto pasa a ser empresario e incluye un segundo conductor, esta vez asalariado. El sector de las VTC es algo diferente porque las licencias en realidad están concentradas en unos pocos empresarios e inversores que hace unos años intuyeron el negocio y empezaron a acapararlas. El pelotazo fue mayúsculo porque el precio de una licencia VTC no superaba los 50 euros. Las plataformas como Uber y Cabify no potencian la economía colaborativa, en realidad dan salida comercial a un monopolio de licencias VTC.

Según un estudio de investigación del Diario.es que ha realizado un seguimiento sobre dos asalariados de estas plataformas el sueldo neto en euros es de 1.150 en Uber y 1.100 en Cabify. “Los dos conductores firmaron contratos de 40 horas semanales, pero la realidad es que trabajan una media de 60 a la semana. El truco para las empresas está en exigirles un mínimo de facturación de 4.000 euros al mes y estar entre 10 y 12 horas diarias conectado”, explica el diario.

0 0 0 0