El sector turístico español vive en una ‘burbuja’

La valoración turística que realiza trimestralmente Exceltur advierte de una situación irreal en el empresariado español sobre la situación real que está viviendo el destino turístico. El PIB turístico crecerá según sus estimaciones un 4,5% por “las continuadas oleadas de turistas extranjeros, buena parte prestados, concentrados en las zonas de la costa y desplazados de otros destinos competidores”.

En este sentido recuerdan que durante la temporada de verano el turismo extranjero a Turquía y Egipto se ha desplomado un -40,7%, lo que supone la pérdida de 7 millones de turistas. La costa española habría recibido cerca de 2 millones en estos meses de verano. Una demanda prestada que ya empezó en 2010 y en estos años acumula hasta 12 millones de turistas prestados.

Exceltur afirma que “el verano de 2016 se cierra con un balance turístico muy singular y excepcional, por el efecto de la burbuja creada en el segmento vacacional y los destinos españoles de Sol y Playa, que en general se han mantenido ajenos como un oasis a la inestabilidad sufrida por nuestros principales competidores del Mediterráneo y a la inseguridad por terrorismo sufrida en otros destinos europeos”. Advierte que esta situación revela una coyuntura de demanda muy incierta y volátil que puede revertir en cualquier momento.

El turismo interno, para Exceltur, ha mostrado debilidad. La demanda de los españoles viene marcada por una ralentización de los viajes de mayor precio y un mayor dinamismo de los más económicos: turismo rural, campings y hoteles de menor categoría, detallan. Los hoteles vacacionales de la costa y las empresas de ocio son los más favorecidos por el escenario turístico actual, mientras que las agencias de viajes y las compañías de transporte acusan la menor fortaleza del consumo interno.

0 0 0