Cataluña, primer destino integral Biosphere por su labor en favor del turismo sostenible

Cataluña ha recibido la certificación Biosphere Responsible Tourism que otorga el Instituto de Turismo Responsable (ITR), miembro de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y adscrito al Consejo Global de Turismo Sostenible (GSTC).

Cataluña se convierte así en el primer gran destino turístico integral que, más allá de ciudades o destinos más concretos, logra esta certificación transversal que garantiza al viajero disfrutar de una experiencia sostenible, protegiendo la cultura, mejorando la economía local y disminuyendo el impacto en el medio ambiente. En Cataluña,  la ciudad de Barcelona y la Val d’Aran ya disponen de este sello.

Desde el ITR, se destacan algunos de los requisitos que está trabajando Cataluña y que la han hecho merecedora de esta distinción: la concienciación sobre el uso racional del agua y por el ahorro energético; las políticas de compensación de las huellas de CO2; y la implicación de todos los departamentos de la Generalitat y del sector privado en favor de la sostenibilidad. El presidente del ITR, Tomás Azcárate, ha afirmado que “Catalunya ha asumido la responsabilidad de trabajar por un modelo de turismo sostenible y este rol se verá reflejado en la Cumbre Mundial del Turismo Sostenible que tendrá lugar el 26 y 27 de noviembre en Vitoria.

El presidente del Global Sustainable Tourism Council (GSTC), Luigi Cabrini, ha destacado que “históricamente Cataluña ha trabajado mucho por el turismo sostenible y es un orgullo para nosotros que un destino tan reconocido internacionalmente reciba esta certificación porque nosotros también salimos reforzados”.

El Plan Estratégico de Turismo de Cataluña 2012-2016 impulsa un modelo de turismo responsable, ambientalmente sostenible, socialmente inclusivo y universalmente accesible. En este sentido, el consejero Felip Puig ha destacado que  “esta certificación supone un reconocimiento internacional a la tarea que estamos llevando a cabo en colaboración con las diferentes instituciones y con una buena concertación con el sector privado. En definitiva, un reconocimiento a nuestro modelo de turismo comprometido con la sostenibilidad que ahora, para Cataluña, ya no es sólo una obligación, una necesidad y una oportunidad de negocio, sino una convicción y un valor ético que hemos interiorizado”.

La certificación llega después de poco menos de un año en que se ha llevado a cabo un proceso intenso de definición, validación, auditoría y certificación, “y no es un punto y final sinó un aliciente más para continuar mejorando y mantenernos como un destino turístico líder en el mundo”, ha asegurado Puig.

0 0 0