Castillos de Lleida, un producto en expansión

Este verano, las comarcas leridanas esperan la visita de unos 800.000 turistas. Uno de los atractivos que les esperan son los castillos de Lleida, según el director-gerente de la Fundación Castillos Culturales de Catalunya, Ramon Orpinell, “una de las pocas propuestas que se pueden convertir en producto turístico en las zonas rurales de interior y que contribuyen a su revitalización”.

Actualmente, se pueden visitar 12 castillos en las Terres de Lleida. Gracias al convenio firmado entre el Patronato de Turismo de la Diputación de Lleida y la Fundación Castillos Culturales de Catalunya, esta cifra se incrementará en los próximos tres años hasta 27. El objetivo principal es dinamizar económicamente el territorio a partir de un castillo, mediante la promoción y la comercialización de productos autóctonos, la creación de pequeñas tiendas y el impulso a otros negocios vinculados con la restauración y el alojamiento.

“Es difícil dar cifras exactas del número de visitantes que tienen los castillos de Lleida –explica Orpinell- pero tenemos datos que pueden dar una idea de la importancia de este público: el Castillo de Montsonis (Noguera) y el de Gardeny (Lleida-Segrià) reciben cada año de 18.000 a 20.000 visitantes. Castillos como por ejemplo el de Florejacs (Segarra), Montclar (Urgell), Mur (Pallars Jussà), y Arbeca (Garrigues) se situarían entre los 7.000 y 10.000 visitantes anuales”.Las primeras actuaciones se llevarán a cabo en los castillos de Concabella, en la Segarra; Ciutadilla, l’Urgell; L’Espluga Calba, en les Garrigues; y Os de Balaguer y Ribelles, en la Noguera.

En toda Cataluña, se pueden visitar 44 castillos. Si el proyecto funciona, la Fundación no descarta llegar a acuerdos similares en otras demarcaciones: “Siempre experimentamos en Lleida las nuevas iniciativas y una vez consolidada la prueba ‘piloto’, se intenta ampliar a otras zonas de Cataluña. Así se hizo con el ciclo ‘Música en los Castillos’, las visitas y el apoyo a actividades de turismo rural”. 

Previsiones moderadamente optimistas 

Durante los meses de julio, agosto y septiembre visitarán las comarcas leridanas unos 800.000 turistas y se harán unos 2,5 millones de pernoctaciones. Los representantes de los diferentes sectores turísticos de las Terres de Lleida han expresado un moderado optimismo de poder mantener los niveles de ocupación del año anterior, favorecidos por el turismo de proximidad. 

Pese a la crisis, en los últimos seis años las comarcas de Lleida han pasado de 46.908 plazas en 2004 a las 52.776 de este verano entre hoteles, campings, turismo rural, albergues, refugios y apartamentos turísticos, una cifra que representa un incremento del 13 %.

0 0 0