Una de cal y otra de arena en el verano catalán

Ucave prevé que el turismo emisor catalán crezca esta temporada de verano entre un 4-5% respecto al mismo período del año pasado. Destaca el aumento en la demanda de Estados Unidos, Sureste Asiático, Europa del Este y el área del Mediterráneo y la progresiva consolidación de los viajes especializados ante los más tradicionales.

“Las ciudades europeas siguen siendo un referente para miles de catalanes, pero cada vez más hay quienes apuestan por la Ruta de la Seda, una estancia responsable en Camerún o los países de la antigua Unión Soviética”, explica el presidente de Ucave, Rafa Serra. Según los datos de la asociación, el aeropuerto de El Prat vuelve a convertirse en principal punto de salida para los catalanes, con especial énfasis en las rutas hacia Norteamérica y Asia.

Según Ucave, las agencias de viajes con ventas de paquetes puramente vacacionales registran un descenso aproximado del 20%, a diferencia de las especializadas. Respecto al gasto medio por persona varía en función de la dimensión del viaje. Así, para una estancia próxima y de corta duración, la cantidad oscila entre los 700 y los 800 euros. En cambio, para un viaje de larga distancia y a medida del cliente, el precio puede ascender a los 2.000 o 3.000 euros.

El mal tiempo rebaja la ocupación un 7% de julio en Cataluña

Las malas condiciones meteorológicas han provocado un descenso en la ocupación hotelera en Catalunya entre un 5% y un 7% durante el mes de julio.

A falta de los balances oficiales, las primeras estimaciones apuntan porcentajes de ocupación hotelera de cerca de un 50% a la provincia de Girona; un 85% en Tarragona; hasta de un 45% en Lleida, mientras que a la capital catalana, los datos de ocupación hotelera se sitúan en torno el 70%.

Los hoteleros esperan mejorar estas expectativas durante el mes de agosto, y a la vez esperan que este no se vea afectado por las mismas condiciones meteorológicas que el mes de julio, uno de los más lluviosos y fríos de los últimos años.

0 0 0