Boí Taüll presenta concurso voluntario de acreedores

Promocions Turístiques de la Vall, empresa que explota la estación de esquí de Boí Taüll, ha solicitado concurso voluntario de acreedores, con un pasivo cercano a los 40 millones de euros y un activo de 62.

Esta petición llega después de que la semana pasada presentara un expediente de regulación de empleo (ERE) de seis meses de suspensión para 90 trabajadores, han informado a Europa Press fuentes de la empresa, del grupo inmobiliario Nozar.

La petición de concurso entró en el juzgado mercantil número 5 de Barcelona el 4 de abril, dos días después de hacerse público el ERE, y el juez todavía no se ha pronunciado, según fuentes judiciales.

La deuda está muy repartida entre la banca –con entre 5 y 6 millones pendientes con el Institut Català de Finances (ICF)–, según la firma, para quien el complejo de montaña tiene "un futuro espléndido".

"Está en una ubicación singular, con una estación de esquí que es la más alta del Pirineo, con muchas posibilidades de conseguir una ampliación", han agregado las mismas fuentes.

En su opinión "lo que no puede soportar la estación es una deuda financiera inmobiliaria que lleva arrastrando los últimos ocho años y que con los resultados de explotación es imposible parar".

La compañía ha convocado de forma urgente al comité de empresa este martes por la mañana para anunciarle la solicitud de concurso, según los propios trabajadores.

La empresa alegó causas económicas para presentar el ERE, que se aplicará entre el 1 de mayo y el 31 de octubre y afectará a 17 trabajadores de la estación, a nueve de la central de reservas de Barcelona y a 64 del servicio de hostelería.

0 0 0