Vecinos de Sagrada Familia culpan a operadores turísticos

La Asociación de Vecinos de la Sagrada Familia ha defendido el veto de los autocares alrededor de la basílica que el Ayuntamiento de Barcelona quiere aplicar a partir de junio. Los vecinos culpan a los operadores del "caos" de la zona. La decisión municipal ha forzado al sector turístico a organizar una plataforma y suscribir un manifiesto contra esta medida y en pro de la movilidad de autocares en la ciudad. El sector calcula que las pérdidas económicas podría ascender a 7,6 millones de euros.

La plataforma del sector turístico, que reúne a agencias, guías, transportistas y empresas de cruceros, sigue conversando con responsables municipales para que los autocares que llevan turistas con entrada al templo puedan seguir estacionando en la zona. El sector prevé pérdidas millonarias si se prohíbe el estacionamiento en el entorno de la Sagrada Familia y deben traer a los turistas desde los aparcamientos especiales más lejanos que está acondicionando el ayuntamiento. Según los operadores los cruceristas, una fuente de ingresos muy importante para la ciudad, a menudo sólo disponen de 3 horas para las excursiones y con esta medida perderían 50 minutos en desplazamiento.

La asociación vecinal considera que las medidas del consistorio son "necesarias y urgentes para resolver una situación caótica e insostenible", de la que responsabilizan en buena parte a los operadores turísticos por colapsar las calles con autocares y contaminar el medio ambiente.

Además, creen que el veto quedará corto debido al creciente volumen de visitas a la Sagrada Familia, y piden a las asociaciones turísticas firmantes del manifiesto –Acav, Apit, Audica y Ucave– "mirar el horizonte futuro con una perspectiva de integración" de consistorio, vecinos, la Junta del Templo y el propio sector para poner en marcha un modelo real de turismo sostenible. La Sagrada Familia recibió el año pasado 3,2 millones de visitantes.

0 0 0 0