Turismo vs Barcelona. First Round

Antes de que se creen guerrillas ciudadanas que secuestren turistas y pidan sombreros de mexicanos para liberarlos, propongo que pensemos. Pensemos primero el diagnóstico. Y pensemos segundo las soluciones. Pero antes de continuar, déjenme que les proponga cinco sentencias que no argumentaré (porque ya lo he hecho en otros posts) y sobre las que fundamento el resto del post.

1. Barcelona no tiene muchos turistas. De cada 100 personas que hay en la ciudad un día cualquiera a una hora cualquiera, dos son turistas y 98 no lo son.

2. Barcelona no tiene monocultivo turístico. No es ni Bali ni Seychelles. El turismo representa entre un 10% y un 12% del PIB, si consideramos los efectos indirectos e inducidos, es decir, los beneficios del turismo sobre otros sectores económicos.

3. Barcelona tiene turistas porque es una ciudad de éxito. Tiene turistas porque atrae empresas, ferias, congresos, artistas y capitales.

4. Barcelona es un accidente en el mapa internacional de ciudades interesantes. Es una recién llegada, entre Roma, Sydney, Pekín o Bangkok. Y es una situación frágil, inestable. El riesgo de que la ciudad vuelva a ser invisible es muy alto.

5. No existe ‘el turista’ de Barcelona. Un delegado indio en WMC, un ucraniano que se cura la cadera, un artista italiano que busca inspiración en el monasterio de Pedralbes, un comercial de cepillos de dientes, la familia Bofarull de Guimerà que duermen en Barcelona la víspera del 11S y una despedida de soltero de jóvenes galos disfrazados de Heidi tienen en común los 23 pares de cromosomas. Y poco más.

Diagnóstico

El principal problema del modelo turístico de la ciudad es la extrema concentración de la actividad turística en un pocos barrios, muy pocos. A diferencia de Nueva York, París, Singapur, Lisboa o Roma, el turismo se mueve en una minúscula cuadrícula de la ciudad. Los barrios más afectados son el Raval, el Barrio Gótico, la derecha del Eixample, la antigua izquierda del Eixample y algo menos el barrio de Sant Pere. Añadamos que Ciutat Vella es un distrito muy pequeño, porque las dimensiones de la ciudad intra muros son particularmente reducidas en el contexto de las grandes ciudades europeas.

Es importante que consensuemos el diagnóstico. Tenemos que ser muy precisos en el diagnóstico, porque cada problema tiene una solución diferente. El más importante es acertar con el problema. Yo no pienso que la ciudad tenga demasiados turistas. Tampoco creo que el perfil del turista sea inadecuado y que su grado de incivismo supere el de los locales. No creo en absoluto que Barcelona sea un destino de «turismo de borrachera». No sé muy bien qué se quiere decir cuando se habla de error del «modelo turístico». Mi propuesta es esta: Las tensiones del turismo de Barcelona provienen de la extrema concentración de la actividad en un espacio muy reducido.

Los efectos

Que la actividad turística se concentre en un espacio muy reducido provoca, en primer lugar, molestias. No es cómodo vivir en un espacio donde cuesta caminar, donde es impensable encontrar aparcamiento, donde tienes que hacer cola para comprar una barra de pan, que las noches se llenan de gritos y músicas, donde inevitablemente todo “embrutece” un poco. La densidad urbana tiene límites que, si son superados, se crea un espacio asfixiante, una distopía urbana. El Eixample es un espacio con mucha más capacidad para amortiguar el impacto de la sobrecarga que Ciutat Vella, un pequeño enjambre de calles laberínticas. Sin embargo, la ciudad entera sufre una fuerte presión por la actividad de los residentes y el fortísimo ritmo pendular de los commuters. Algunas de las reflexiones sobre la dinámica urbana las pueden encontrar en la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona.

Un espacio pequeño con una fuerte presión implica que los elementos urbanos tienen una fuerte demanda con una reducida oferta, por lo que el precio del suelo tiende a incrementarse. Este es un segundo impacto que sufren los residentes: El mercado los expulsa porque los beneficios turísticos potenciales son más elevados que los comerciales o residenciales. La ciudad turística se encarece. En realidad, los mecanismos son más complejos y siguen normalmente el círculo vicioso que propone Russo para el caso de Venecia.

El tercer efecto es la pérdida de la principal característica de la ciudad mediterránea, que es la complejidad. Las ciudades funcionan porque son una textura de convivencia de usos muy diversos, industriales, residenciales, comerciales, servicios o lúdicos, que se organizan en una tensión constructiva. Si algunos barrios de la ciudad pierden esta complejidad, el equilibrio urbano se altera, como también se altera la percepción ciudadana de ese espacio. Barcelona corre el riesgo de crear barrios donde sólo una actividad marca el ritmo del espacio urbano.

Solución 1. Menos turistas

Creo que la ciudad continuará incrementando el número de turistas en los próximos años de forma constante. Que la tendencia será más y no menos turistas. Bastantes más. Se ha iniciado un proceso de estallido turístico de Asia (y otros espacios del mundo), que incrementarán los flujos hacia las ciudades más atractivas de Europa, y Barcelona es una de ellas. Es posible también que la presión sobre el espacio turístico cree un ahogo que acabe deteriorando el atractivo turístico.

Se podría pensar que la única forma de detener este proceso es frenando el número de turistas. Ahora bien, ¿cómo lo hacemos? La normativa urbanística define los límites físicos de la ciudad y también propone un umbral máximo de crecimiento residencial. Pero a las ciudades les resulta mucho más complicado regular el número máximo de usuarios. Nada impide (ni puede impedir) que los catalanes llenen la capital un día cualquiera, como un 11S. La ciudad no puede detener que los millones de turistas en las costas catalanas quieran visitar el Barrio Gótico o el Born. En una ciudad que en 1841 gritaba «Abajo las murallas», no es fácil imaginar un proceso de reconstrucción simbólica de las murallas del XIX.

Es importante insistir que el flujo turístico es una derivada de la capacidad de atracción de la ciudad. Barcelona es un imán de conciertos internacionales, de grandes eventos deportivos, de ferias mundiales, de filmación de películas y anuncios, de estancias de estudiantes internacionales, de nuevos negocios, de laboratorios de innovación… y de turistas. Cuando las ciudades son atractivas (y, por tanto, atractoras) les es muy difícil discriminar los elementos que atrae. Cuando la masa es grande, inevitablemente la ley de la gravedad hará caer manzanas, pero también las hojas del manzano. Por lo tanto, a los portavoces de «Turistas, go home» y «Barcelona para los barceloneses», les conviene recordar que la ciudad puede recuperar el anonimato internacional si se activa este mecanismo centrífugo.

Solución 2. Menos accesos

Un mecanismo lógico podría ser limitar las vías de entrada. Y este es un buen ejemplo de las relaciones entre turismo y no turismo. Que Barcelona sea un destino mundial permite abrir rutas directas con Bogotá, por ejemplo. Son rutas que serán usadas por turistas que vienen a la ciudad, pero también por Roca Salvatella que ha abierto una delegación en la capital colombiana en su proceso de internacionalización. El tráfico turístico permite crear demandas potenciales que favorecen las conexiones entre Barcelona y el mundo. Conexiones turísticas, pero también industriales, comerciales, financieras o educativas. Es muy difícil cerrar el grifo del tráfico turístico y mantener la estrategia de la internacionalización de la ciudad, y del país.

Con dos excepciones, sin embargo. La primera son los cruceros. Barcelona es la gran capital europea de los cruceros y es evidente que ésta sí es una actividad 100% turística. A diferencia de la opinión pública de la ciudad, yo no soy anticruceros, entre otros motivos porque dos terceras partes de los cruceristas salen o llegan a la ciudad (o ambas cosas), por lo que usan los servicios turísticos y comerciales como el resto de turistas, incluidos los hoteles. Pero sí creo que conviene un debate sobre los cruceros en Barcelona. Y urge definir el límite máximo de tolerancia de la ciudad en las entradas por barco.

La segunda excepción son los autobuses. Muchas ciudades europeas han regulado los accesos de los autobuses como un mecanismo de regulación de los visitantes. Alejar el aparcamiento de los buses permite tanto disuadir a los visitantes de estancias muy cortas como sobre todo incentivar nuevos espacios de la ciudad. Creo que el referente europeo es el modelo de Salzburgo, el park and ride, que ha inspirado estrategias similares en media Europa.

Solución 3. Menos hoteles

Los hoteles son los principales centros de acogida de turistas en las ciudades, especialmente las grandes ciudades. Una forma de distribuir los flujos turísticos es limitar el número de establecimientos (o de plazas, mejor) en un área, lo que permite desplazar una parte de la presión hacia nuevas áreas. Muchos espacios turísticos usan la limitación de planta como estrategia de control de crecimiento, como por ejemplo Mallorca, donde la normativa prevé que cada hotel nuevo tiene que levantarse después de cerrar un viejo hotel. La norma es admirable, pero en la práctica la compra venta de plazas hoteleras en Mallorca ha sido casi nula. El Plan de usos de Ciutat Vella limita el crecimiento de establecimientos dirigidos a los turistas (como los hoteles), de modo que cada nuevo establecimiento debe «cerrar» un hotel ya existente.

El modelo de la limitación de plazas hoteleras tiene como mínimo tres problemas. El primero es que los hoteles son herramientas de rehabilitación de edificios en los centros históricos, como se ha llevado a cabo en Mallorca, con el boom de los hoteles boutique. Esto ha permitido poner en valor edificios en los que era difícil proponer otros usos. El segundo problema es que (como ha ocurrido en Ciutat Vella) la limitación de crecimiento de los hoteles y los HUT (viviendas de uso turístico) ha dado lugar a un estallido de nuevas ofertas, que se comercializan en portales P2P básicamente. Así, mientras que el Eixample ha absorbido una parte significativa del crecimiento de nuevas plazas de HUT, estancadas en Ciutat Vella, las ofertas del portal Airbnb se concentran sobre todo en este distrito.

El tercer problema es que desplazar el alojamiento no es sinónimo de desplazar la actividad turística. Hay pocos estudios que analicen el efecto de la ubicación de los hoteles en los movimientos de los turistas. El estudio de Shoval en Hong Kong sugiere que emplazamientos diferentes crean itinerarios diferentes, pero la muestra no es suficientemente representativa. Es fácil intuir que en una ciudad donde los nodos están concentrados en sólo dos distritos, la localización periférica de los hoteles no evitará la congestión en las horas punta. De hecho, muchas ciudades han expulsado la planta hotelera y el único resultado ha sido la creación de una oferta hotelera periférica donde se alojan los turistas que ocupan la ciudad durante el día. Considere, por ejemplo, en el caso veneciano.

Solución 4. Menos apartamentos

La oferta no hotelera ha entrado a formar parte del paisaje turístico de todas las grandes ciudades del mundo. En Barcelona, ​​el número de viviendas de uso turístico inscritas en el registro es de unas 7.500, unas 20.000 plazas registradas ante las 70.000 plazas hoteleras de la ciudad. Es probable que la oferta y la demanda parahotelera crezca de forma sensible en los próximos años, al mismo ritmo que están cambiando los hábitos de los turistas metropolitanos. Como ha hecho con los hoteles, la legislación intenta desplazar la oferta desde el centro de la ciudad hacia nuevas áreas, ya que el plan de usos bloquea la capacidad de crecimiento de nuevas plazas. El Eixample ha sido el principal receptor de este escape.

Es cierto, sin embargo, que la oferta de Ciutat Vella es sensiblemente superior a la que consta en el registro de viviendas de uso turístico. Y una de las principales vías de salida de las plazas no registradas han sido los nuevos portales P2P, eso Airbnb centra la mayor parte de su oferta en el Barrio Gótico o el Raval. No habrá estrategia turística posible si no se busca una vía de control de estas ofertas parahoteleres, aunque no será fácil. Primero, porque la Unión Europea es bastante reacia a la regulación del P2P. Segundo porque la Ley 9/2011 aprobada por el Parlamento favorece este tipo de prácticas. Pero al margen del debate legal, porque es muy complicado detener un proceso atomizado, dinámico y cambiante.

La realidad será cada vez más compleja, también porque cambia la naturaleza misma de los turistas. Les recomiendo la lectura del artículo de Russo y Quaglieri sobre los post-bohemios y las nuevas clases turísticas. Las ciudades internacionales hospedan no sólo turistas, sino estudiantes universitarios, artistas en busca de inspiración, trabajadores eventuales, ejecutivos instalados temporalmente, fotógrafos free lance, aprendices de escritor, Zuckebnergs frustrados… una cohorte de recién llegados que no hacen de Barcelona su ciudad de llegada, sino una estación en su periplo vital. No son turistas, pero tampoco residentes. No crean barrio o, en todo caso, crean un concepto de barrio diferente.

Solución 5. Nuevos nodos

Sabemos que el ritmo turístico se mueve en torno a la capacidad de atracción de los nodos de las ciudades. Las guías, los folletos, el bus turístico, los cuadernos de viaje, las excursiones… toda la industria turística está organizada para que el visitante vea el máximo posible de elementos interesantes, de sights (lo que debe ser visto). París tiene al menos un nodo tres estrellas cada arrondisement y Singapur ha hecho de cada barrio una atracción turística. Pero en Barcelona, la Catedral, el Museo Picasso, el Gótico, las Ramblas, la Boquería, el MACBA están en Ciutat Vella y las principales piezas del Modernismo en un eje del Eixample. Sólo unos pocos elementos (Parque Güell, Sagrada Familia, Miró, MNAC) escapan de la claustrofobia de la oferta de nodos de la ciudad.

Expulsar hoteles o apartamentos no es suficiente. Los turistas dormirán lejos y pasarán el día nuevamente en el perímetro de Ciutat Vella y el primer Eixample. La ciudad debe reforzar la apuesta por un sistema polinodal y disperso. Y eso no es fácil. Precisa de la complicidad de la industria turística y precisa también de una cuidada selección de lo que es susceptible de ampliar la mirada del turista. Y ya que no existe ‘el turista’ sino varios tipos de turistas, el catálogo de nuevos nodos debe poderse declinar, adaptarse a las necesidades y gustos cambiantes de los nuevos turistas.

Solución 6. Nuevos barrios turísticos

Crear nuevos nodos es una forma eficiente de distribuir los flujos. Pero un nodo sólo es capaz de atraer de forma temporal la atención del visitante, porque como dice Lefebvre «la relación con el extraordinario es efímera». El Parque Güell o la Sagrada Familia son grandes contenedores de turistas, pero sólo consiguen crear un flujo de entrada y uno de salida, en torno al cual se sitúan las infames paradas turísticas. Abrir el catálogo de nodos es mucho mejor que mantener la presión en un espacio reducido. Pero necesitamos pasar del nodo al polígono, es decir, del sight al barrio.

Barcelona es una ciudad de barrios. De hecho, todas las grandes ciudades han nacido por la adición paciente durante la historia de piezas más o menos autónomas, con una profunda identidad. La estrategia b4rcelon3s busca precisamente eso: Poner en el mapa turístico el mosaico de barrios de la capital. Buenos Aires es Puerto Madero, Caminito, Recoletos, Palermo… quizá porque el centro no tiene la personalidad de los grandes centros europeos. París, Río, Singapur, Lisboa, Bilbao, Berlín o Sydney son ciudades turísticas que han hecho de la dispersión de barrios turísticos el eje de su estrategia urbana. Es mucho más complicado potenciar nuevos barrios turísticos que poner en valor nuevos nodos y el riesgo de fracaso es alto. Los turistas no van donde las autoridades locales dicen que tienen que ir, sino donde consideran interesante ir. Y crear un movimiento centrífugo es tirar un tronco en sentido contrario a la corriente. No será fácil, pero es posible.

En turismo, las estrategias push (expulsión) son poco eficientes. Necesitamos estrategias pull (atracción). Más que echar a los turistas de unos determinados barrios, les tenemos que dar argumentos para que quieran ir a nuevos barrios.

Solución 7. Ampliar los límites turísticos de la ciudad

Macau es para la mayoría de turistas un barrio más de Hong Kong. Versalles o Eurodisney son piezas del París turístico, al igual que Tigre forma parte de los catálogos de Buenos Aires o Setúbal de la oferta de Lisboa. Barcelona necesita expulsar turistas de la ciudad. Nuevamente, no tanto llenando las calles de pancartas contra ellos, como sugiriendo rutas de proximidad. Hoy Montserrat, La Roca Village o Sitges ya forman parte de la oferta turística de la capital. Pero la ciudad debe llevar a cabo una acción más decidida de promoción turística de la no Barcelona: Girona, Poblet, Dalí, Tarragona, la Costa Brava pueden ser aliadas en el modelo turístico de la capital. Es muy complicado para la industria turística (y para la propia ciudad) explicar que una de las mejores formas de evitar el colapso turístico de la capital es reforzando otros espacios.

Una persona que viaja a Andalucía es muy probable que visite al menos Córdoba, Sevilla y Granada. Quien se acerca al oeste de USA, pasa por San Francisco, Las Vegas, Yosemite o LA. En una segunda etapa, la ciudad podría no sólo poner en valor espacios cercanos, que generan visitas de unas horas fuera de Barcelona, sino estancias turísticas en otras localidades. Imagino, por ejemplo, tres días en Barcelona y tres días en el Pirineo; o el eje Girona – Barcelona – Tarragona; o una oferta litoral – Barcelona. Paradójicamente, el futuro turístico de la ciudad pasa por su capacidad de integrar el país en el imaginario de la capital.

Solución 8. Recuperar la vida urbana

La Barceloneta tiene 16.000 habitantes. Yo no creo que haya 700 apartamentos en el barrio como dicen los vecinos, pero si admitimos esta hipótesis hablamos de poco más de 2.000 visitantes con plena ocupación. 3.000 si queréis. Son minoría. Es cierto: El barrio tiene la presión añadida de los turistas alojados en otras zonas de la ciudad. Y una parte de sus residentes son lo que Russo y Quaglieri llaman post-bohemios, residentes temporales. Pero hablamos de un turista por cada ocho residentes; en algunas localidades de la costa catalana hay en verano un residente por cada ocho turistas.

Hay una forma de evitar la desertificación comercial de la Barceloneta y es evitando los centros comerciales periurbanos, los baricentros o roca villages. Si los residentes del barrio (y de los barrios vecinos) usan de forma intensiva los servicios urbanos locales, podrán hacer frente, aunque sea parcialmente, a la avalancha de servicios turísticos. Si los residentes emplean las plazas locales, las calles locales, las tiendas locales, seguramente el barrio recuperará una parte de su identidad perdida.

Las ciudades europeas (turísticas o no) pierden comercio urbano porque los residentes compran en grandes superficies situadas en espacios periféricos. Pierden vida urbana porque los residentes hace tiempo que no llenan las plazas y los jardines. Pierden actividad en la calle porque los niños ya no juegan en las aceras o en las pequeñas plazas. Porque hay un fenómeno global de renuncia al espacio público y sublimación del espacio privado. Con o sin turistas, las ciudades están perdiendo su principio esencial, que es la vida pública. Y no acepto el argumento de que Barcelona es demasiado grande como para apostar por un proceso de recuperación de la vida urbana. Hace unos meses paseaba por la ciclovía de Bogotá, un enjambre de calles sin coches que es usado por dos millones de personas cada domingo: Paseos, partidas espontáneas de ajedrez, tertulias a pie de calle y cientos de vendedores improvisados​​.

En resumen

1. Barcelona necesita generar un proceso centrífugo, en oposición a la dinámica centrípeta.

2. No existe una única solución que resuelva este conflicto, sino una combinación de ellas.

3. Las estrategias pull son mucho más eficientes que las estrategias push.

4. Las reglamentaciones y normativas, por sí mismas, no solucionarán ningún problema.

5. No es sólo un problema del Ayuntamiento. Las decisiones ciudadanas (dónde comprar, dónde comer, dónde pasear) pueden tener más impacto que toda la estrategia turística.

6. Un exceso de turismofobia puede expulsar turistas, pero también residentes, capital, estudiantes, ideas y, en definitiva, puede devolver la ciudad al anonimato internacional.

7. Una situación inercial sí puede colapsar el modelo, por colmatación.

donaire

 

José Antonio Donaire
Director de INSETUR (Universidad de Girona)
http://don-aire.blogspot.com.es
@DonAire

0 0 0