¿Turismo de shopping?

Las compras se han convertido en los últimos años en uno de los reclamos de la promoción turística en Cataluña, destacando la presencia de marcas internacionales pero también del pequeño comercio más “identitario”. La polémica por la presencia de vendedores en la calle con productos de dudosa procedencia no deja de ser, pues, un problema que también afecta al sector turístico.

El consejero catalán Josep Huguet ha reconocido que la venta ilegal de los top manta en municipios y zonas turísticas “da una imagen de destino en vías de desarrollo” y que la presencia de vendedores ambulantes sin licencia “no es buena”. Aún así, Huguet ha trasladado la responsabilidad a los ayuntamientos, a los mossos d’escuadra y a la Delegación del Gobierno en Cataluña.

La conselleria de Interior ha convocado una reunión para encontrar una solución a la polémica surgida recientemente cuando los ayuntamientos de Calafell y El Vendrell negociaron con los vendedores ambulantes para que se ubicaran en áreas alejadas de las zonas más turísticas y evitar enfrentamientos con la policía como los que se produjeron el verano pasado.

0 0 0