Tarragona, Ullastret y Calafell, intangibles catalanes

La Generalitat de Catalunya está terminando el “Plan de recursos intangibles”, cuyo objetivo es poner en valor lugares y acontecimientos históricos o culturales sucedidos en Cataluña que tienen trascendencia desde una perspectiva europea y universal.

El plan, que se presentará en las próximas semanas, dará a conocer el potencial de intangibles como por ejemplo la huella ibérica o romana, el bandolerismo o la brujería y, según el conseller Josep Huguet, “quiere establecer una política de prioridades en función del potencial turístico de cada recurso”.

El plan se organiza en función de 10 etapas históricas que comprenden desde el patrimonio paleontológico catalán hasta cuestiones más actuales como por ejemplo las rutas literarias o cinematográficas.  El estudio previo ha identificado 40 elementos del patrimonio histórico-cultural de Cataluña como recursos de elevado potencial turístico. Tarragona, Ullastret y Calafell son algunos de los puntos que tendrán cabida en este “mapa de intangibles”, según ha manifestado el conseller durante una visita a las comarcas tarraconenses.

Con este mapa se pretende contribuir a la creación de una oferta turística singular, vinculada al turismo emocional, competitiva y desestacionalizada, así como al reequilibrio territorial que posibilite el desarrollo de nuevos destinos turísticos emergentes que hasta ahora no han podido poner en valor todo su potencial turístico.

Este plan complementa el Atlas del turismo en Cataluña, presentado el verano pasado, que pone al alcance del profesional más de 100 mapas de la realidad turística de Cataluña y analiza, entre otros aspectos, la red de oficinas turísticas, la comercialización de agencias de viajes y las principales características del flujo turístico.

0 0 0 0