Semanas de caos en Vueling

La operativa de Vueling ha entrado en un caos absoluto con un 60% de los vuelos con retraso en el aeropuerto del Prat. Pero los problemas se extienden a otros aeropuertos donde opera la aerolínea. Los usuarios explotan en los mostradores de la compañía y en las redes.

Las incidencias están afectando desde hace días buena parte de las operaciones de la principal aerolínea del aeropuerto de Barcelona. Las alarmas se han encendido justo al inicio de un verano de récord y donde se espera una actividad máxima por parte de la compañía. Los problemas de programación dan una imagen pésima de Vueling que está perdiendo a pasos agigantados el crédito corporativo.

El sindicato de pilotos y tripulantes de cabina critican la gestión que hace la empresa en temporada alta. Los trabajadores de Vueling afirman que no dan abasto porque el plan diseñado para este verano no es asumible.

Mientras, Vueling asegura que se trata de problemas puntuales. Lo cierto es que el año pasado, durante los meses de julio y agosto entre un 30% y un 40% de los vuelos sufrieron retraso y unos 200 se cancelaron. En ese momento también se atribuía la situación a problemas en el operativo de la aerolínea. Este mes de mayo, el portal Flight Stats, sitúa Vueling como la peor aerolínea de bajo coste europea en puntualidad.

Los empleados consideran que la plantilla y las aeronaves se quedan cortas para unos planes tan ambiciosos de vuelos. No hay efectivos suficientes. Y es que durante el verano Vueling ha sacado a la venta 14 millones de plazas en el aeropuerto del Prat.

0 0 0 0