Preparan un nuevo impuesto que revertirá sobre la mejora del litoral catalán

El gobierno catalán está impulsando un proyecto de ley para ordenar el litoral que conllevará el pago de un impuesto que permitirá aportar recursos para preservar el paisaje costero.

Este canon lo podrían pagar empresas que explotan económicamente el litoral como por ejemplo restaurantes o locales situados en la costa. Serían los que ocupan el dominio público terrestre y marino de la franja costera.

Ahora el Gobierno ha dado el paso previo para iniciar la discusión parlamentaria. El Departamento de Territorio y Sostenibilidad explica que tiene asumidas las competencias en la gestión del litoral, pero es el Estado quien recauda actualmente el canon de ocupación del dominio público marítimo-terrestre (DPMT). La nueva ley quiere corregir este aspecto.

Actualmente la Generalitat dice que tiene dificultad para obtener recursos para dedicarlos a la conservación del litoral. Por ello creará este nuevo canon sobre el rendimiento económico de aquellas concesiones que ocupan permanentemente este espacio marítimo-terrestre.

La ley también contendrá un plan de usos del litoral y las playas, que deberán impulsar los ayuntamientos para ordenar las ocupaciones de instalaciones desmontables y las actividades que se puedan hacer a lo largo del año en su costa.
Se hace una distinción entre las playas urbanas y naturales, con diferentes grados de conservación. En los tramos naturales se reducirá el empleo y se restringirán las distancias entre las actividades autorizadas, mientras que en las playas urbanas se potenciará la actividad económica.

En Cataluña hay 70 municipios costeros que cuentan con 596 tramos de playas, de los cuales 336 son urbanos (el 56,28%) y 260, naturales (el 43,62%). 3 de cada 4 plazas hoteleras y de camping de Cataluña están en la franja litoral.

0 0 0