El Plan Estratégico de Turismo de Barcelona nace rodeado de polémica

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado finalmente su Plan Estratégico de Turismo 2020, un trabajo empezado prácticamente en el mismo momento en que Ada Colau y su equipo de gobierno llegaron a la alcaldía en julio de 2015 y largamente esperado por las diferentes controversias surgidas en el sector a partir de algunas decisiones municipales.

Desde entonces se ha ido trabajando en varios frentes y se ha abierto el debate y la participación con diferentes expertos del sector y entidades como la Federación de Comercio, el Gremio de Hoteles, entidades vecinales, Barcelona Turismo, Consell de Turismo y Ciudad, Decidim Barcelona, etc. buscando una necesaria implicación transversal para integrar plenamente el turismo en la gestión de la ciudad.
Para Agustí Colom, concejal de Empresa y Turismo del Ayuntamiento de Barcelona “no es el plan de una concejalía, es el Plan de la ciudad de Barcelona”.
En la presentación del Plan, Jaume Collboni, segundo Teniente de Alcalde, destacó este punto, así como el hecho que debe haber una gobernabilidad  clara. “Es fundamental que haya un liderazgo público, aunque público no quiere decir forzosamente de Gobierno. El Plan no lo podemos hacer solos, es un camino abierto y que sigue todavía abierto.”

10 programas y 30 líneas de actuación
Finalmente Albert Arias, director del Plan Estratégico, fue el encargado de presentarlo más detenidamente. Empezó hablando de los objetivos principales del Plan, que resumió en tres: gobernar el turismo, la sostenibilidad como objetivo irrenunciable y aprovechar el potencial del turismo para promover el bienestar de la ciudad.

Y para conseguirlo, se han estructurado 10 programas, 30 líneas de actuación y hasta 90 medidas. Estos programas básicos son:
1) Gobernabilidad
2) Conocimiento
3) Destino Barcelona
4) Movilidad
5) Alojamientos
6) Gestión de Espacios
7) Desarrollo económico
8) Comunicación y acogida
9) Fiscalidad y financiación
10) Regulación y ordenación

Poca concreción y muchas dudas
Dentro de cada programa hay una serie de líneas de actuación muy pensadas e interesantes. Pero parecen bastante difíciles de llevarlas a la práctica y más en tan poco espacio de tiempo como son estos cuatro años que marca el mismo horizonte 2020 del Plan. Por ejemplo, se habla de modificaciones de diferentes planes, como el urbanístico de Barcelona o el metropolitano, por no mencionar el ya famoso y polémico PEUAT (Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos), del que casi ni se habló por considerarlo tan sólo una línea más del Plan Estratégico. Pero a nadie se le escapaba la polémica originada, ya que el Gremio de Hoteles de Barcelona en un comunicado conjunto con otros gremios y asociaciones del comercio y la restauración de la ciudad de Barcelona acababan de criticar la política turística del Ayuntamiento, (Ver noticia publicada en Comunicatur).y muy especialmente del PEUAT, ya que textualmente decían: “Se tendría que permitir el crecimiento hotelero sostenido y sostenible en todas las zonas de la ciudad. Como hacen todas las capitales europeas, desde Londres a Ámsterdam pasando por Madrid y París. Las competidoras de Barcelona. Las reglas urbanísticas que regirán el futuro de la planta hotelera no son razonables ni adecuadas, pues los condicionantes de distancia entre establecimientos y otras limitaciones, como la anchura de las calles, harán prácticamente imposible su desarrollo. Nos harán perder todavía más oportunidades. Por ejemplo, la calidad de la planta hotelera de Barcelona -ahora entre las mejores del mundo- se resentirá de la no realización de obras importantes de mejora (porque comportarán la pérdida de un 20% de plazas).”

Por otro lado hay diversos temas recogidos en el documento que hace mucho tiempo que están sobre la mesa del turismo, tanto en ferias y congresos como en estudios técnicos, presentaciones y debates del sector, sin que se acaben de encontrar soluciones para afrontarlos, como la transversalidad, la sostenibilidad, el marketing de destinos, la fiscalidad o el desarrollo económico y la necesidad de mejorar la calidad de los lugares de trabajo del sector. En este sentido, no hemos de olvidar que el nuevo Plan tiene su punto inicial, como es lógico, en el anterior Plan, que cubría los años 2010-2015.

El documento sigue abierto al trabajo y el calendario, a partir de ahora, todavía contiene diversas sesiones de trabajo del Consell de Turismo y Ciudad. Así, se espera que el 31 de marzo el Plan se presente al Plenario Municipal en su redacción definitiva para su aprobación.

Acceso al documento del Plan Estratégico de Turismo 2020

0 0 0 0