OPINIÓN: El futuro de nuestro turismo pasa por apostar por el Turismo Responsable

En tiempos como el actual se consolida la creencia entre la opinión pública que la actividad turística aporta desarrollo, riqueza y empleo. Para garantizar su progreso y la buena aportación al bienestar global se está afianzando el concepto de Turismo Responsable como base a la gestión turística.

El turismo mal gestionado puede tener efectos negativos sobre localidades y territorios que a la larga tienen efectos sobre la propia actividad turística. Algunos de nuestros responsables políticos ya tienen claro que el turismo ha de estar al servicio de los ciudadanos y de los territorios dónde se desarrolla. Sólo así se garantiza que la actividad turística tenga futuro.

No se trata de escoger entre las personas o los sectores económicos, entre los ciudadanos o las empresas turísticas. Esta confrontación es perniciosa y hace falta encontrar el equilibrio Responsable. Recientemente el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, hablaba de poner el turismo al servicio de la ciudad. Y lo hacía de forma directa y sin tapujos, con espíritu constructivo, ante un auditorio formado por representantes turísticos de su ciudad. Es justamente esta política la que puede dar resultados de futuro en Cataluña.

Como diría Harold Goodwin, uno de los máximos exponentes del Turismo Responsable y director del International Center for Responsible Tourism: pregunte a los ciudadanos si el turismo que reciben está al servicio del destino o si es el destino el que está al servicio del turismo. Conseguir que respondan la primera afirmación debe ser el objetivo de las autoridades que gestionan el turismo.

Aplicar políticas vinculadas al turismo responsable debe permitir que nuestros visitantes vivan experiencias reales y auténticas. En Cataluña contamos con lugares, patrimonio, ciudades, recursos… oferta turística en definitiva, que se ajusta a estos criterios que permiten vivir experiencias turísticas autóctonas.

El Turismo Responsable puede ser uno de los valores que definen nuestro modelo turístico de futuro. Este modelo no ha de estar reñido con la cantidad de turistas que recibimos. No se trata de calidad vs cantidad. A pesar que durante unos años se hablaba de sostenibilidad turística poniendo el acento en cuestiones ambientales, vinculadas al ecologismo y contrarias al turismo de “masas”, nuestro destino no debe preocuparse tanto por el número de turistas que recibe como del comportamiento y consumo que estos turistas realizan. Debemos promover un consumo ligado a nuestra particularidad turística, a nuestra identidad, en definitiva, que esté de acuerdo a nuestra imagen turística.

Es hora de apoyar a nuestro sector. Lo necesitamos más que nunca para que genere riqueza. Y lo podemos hacer, entre todos, animándonos en la línea del Turismo Responsable. Hagamos que nuestros destinos sean buenos para nuestra gente y mejores para nuestros visitantes. El negocio turístico es compatible con nuestro modelo social y los gestores locales, las administraciones y el sector lo tienen que hacer posible. El turismo es futuro.

El Turismo Responsable se inspira en los principios de la Declaración de Ciudad del Cabo.

Comunicatur.info

[HOME]

0 0 0 0