Nuevo rescate de urgencia de la Generalitat para salvar Boí Taüll

La estación de esquí de Boí Taüll vuelve a estar bajo control del Gobierno catalán después de que la concesionaria haya desistido a continuar con la gestión. Además, a las puertas de la temporada de invierno la Generalitat inyecta 1,3 millones de euros para evitar el cierre.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, asumen “temporalmente la gestión directa del complejo, dada la renuncia unilateral del contrato de arrendamiento otorgada por Promociones Turísticas del Valle, SA”. Califican la decisión “de excepcional y de urgencia” para garantizar el funcionamiento de la estación que “constituye un elemento clave en la actividad económica y de generación de puestos de trabajo”. En la Comarca leridana de la Alta Ribagorça dependen de la estación unos 140 empleos directos y más de 300 indirectos.

La Estación de Esquí de Montaña situada en el Valle de Boí fue adquirida por el Gobierno el 23 de diciembre de 2014 y sus activos se arrendaron a la sociedad Promociones Turísticas del Valle, S.A del grupo Nozar. El contrato de arrendamiento duraba hasta el 30 de abril de 2019 pero la empresa ha renunciado de forma unilateral a la prestación del servicio.

El Ejecutivo ha dado un plazo de 3 meses para elaborar un informe que detecte las posibles alternativas de gestión del complejo. En la práctica, esto quiere decir que durante la temporada de nieve la gestión será totalmente pública.

Boí Taüll, con 45 kilómetros esquiables, vendió 143.000 forfaits la temporada pasada que generaron una facturación de 7 millones de euros.

0 0 0 0