Malas vibraciones respecto al turismo ruso

Contra pronóstico el turismo ruso no crecerá este verano tal y cómo se esperaba. A pesar de que la situación de inestabilidad en países como Turquía y Egipto hacían prever un aumento de los turistas en la costa este 2016 los empresarios catalanes no han tenido buenas vibraciones durante su participación en la feria de turismo de Moscú – MITT.

Se han desvanecido las esperanzas de que 2016 fuera el año de inflexión en la caída durante dos años consecutivos del turismo ruso. Muy probablemente los resultados sean iguales al del pasado 2015. Poco más de medio millón de visitantes, lejos del millón registrado en 2013. Los encuentros en la MITT entre profesionales de los sectores turísticos ruso y catalán no han dado sensación de euforia. Los hoteleros de la asociación Salou-Cambrils-La Pineda explican que la cotización de la moneda euro/rublo hace poco competitivo el destino catalán. Costa Dorada es uno de los destinos preferidos por los rusos y los empresarios desean una mejora del contexto político y económico ruso que permita como mínimo un ligero crecimiento.

Rusia es el noveno mercado emisor de turistas en Cataluña y sexto en gasto, según los datos de la Agencia Catalana de Turismo (ACT). Durante el año 2015 llegaron a Cataluña más de 574.000 turistas rusos, cifra que supone un descenso del 31% respeto el año anterior. Los ingresos cayeron también un 32,4% durante el último ejercicio. La ACT esperaba un 2016 positivo para el emisor ruso, cosa que probablemente no sea así, y anunciaba que “continúa trabajando en su estrategia de diversificación de mercados, reforzando la promoción en mercados de las ex repúblicas soviéticas, como por ejemplo Moldavia, Armenia, Bielorrusia, Azerbaiyán y Kazajistán”.

0 0 0