La oportunidad en tiempos de crisis

Raimon Martínez Fraile opina que la crisis está reportando dos consideraciones positivas para el sector turístico.

En medio de la grave crisis económica nuestro sector turístico la padece como el conjunto de sectores, pero es cierto que es el único que tiene algunas fuerzas para aguantar el temporal y además el que está operando mejor en medio de grandes dificultades. De todo lo malo se puede sacar alguna lección y esta crisis para nuestro sector está obteniendo dos cosas buenas.

En primer lugar, un cierto reconocimiento social tanto a nivel académico como mediático. Al inicio de la crisis todos los sabios opinantes, que en este país eran muchos, afirmaban:”es normal que nos suceda lo que nos está sucediendo porque nuestro modelo de desarrollo se basa en dos ficciones: la construcción y el turismo.” Esta afirmación hace más de un año que no se oye porque el turismo ha desaparecido de los comentarios. Nos falta algo más: que deje de afirmarse que el sector turístico no tiene valor añadido. Ya lo dicen pocos, pero algunos iletrados se atreven todavía.

Y en segundo lugar, que el reconocimiento social de la calidad de nuestro turismo como elemento básico de la economía -que es una realidad incuestionable- se va abriendo paso poco a poco en los comentarios de los gurús de la economía. Sabios profesores empiezan a reconocer la existencia de esta fuente de riqueza que es el turismo y lo empiezan a decir.

Algunos llevamos años “predicándolo” y ahora al menos tenemos la satisfacción de que otros nos imiten. No debería haber hecho falta una crisis para que sucediese, pero si ese reconocimiento social al turismo llegó, bienvenido sea.

Raimon Martínez Fraile
Adjunto a la Presidencia de AC-HOTELS

0 0 0 0