Las residencias de estudiantes, nuevo invento que se cuela en Barcelona

La ciudad de Barcelona no deja de atraer nuevas fórmulas de negocio turístico que bordeando la legalidad intentan aprovechar el atractivo de la capital catalana para sacarle jugo.

Después de los apartamentos turísticos, ahora ha llegado el momento de las residencias de estudiantes, un modelo de alojamiento que a veces sobrepasa su objeto para hacer competencia a los hoteles.

La moratoria sobre el crecimiento de plazas de alojamiento impuesta en Barcelona ha hecho que cualquier oferta que permita una pernoctación se ha convertido en un negocio. Como ha ocurrido con los albergues y ‘hostels’ también las residencias de estudiantes, pensadas obviamente para estudiantes, son un colador. Con excusas como llenar habitaciones libres durante la ausencia de los estudiantes, el aprovechamiento de las instalaciones en periodos de fiestas lectivas… estas residencias en ocasiones hacen la competencia a la oferta turística reglada.

La última irrupción prevista en Barcelona la provocará el grupo holandés The Student Hotel (TSH). Esta compañía ya adquirió hace un par de años las residencias Melon District que se ha comercializado exactamente igual que un hotel cualquiera.
Ahora les cambiará el nombre por la marca ‘Campus’ y tiene previsto abrir más en diferentes ciudades españolas. TSH tiene un plan de expansión por Europa que le llevará a disponer de 40 establecimientos e invertir 1.600 millones de euros hasta 2021.

Situado en el barrio del Poble Nou, el establecimiento llamado TSH Campus Marina, se define como: “La residencia de estudiantes más grande de Barcelona. Con sus 500 habitaciones, te ofrece una opción de alojamiento con la más alta calidad y un diseño fresco y dinámico. “Cuenta con habitaciones individuales y dobles, piscina la azotea y espacios comunes al estilo ‘hostel’, entre otros servicios hoteleros.

0 0 0 0