¿La tasa turística la asumirá el empresario o el cliente?

Presentamos unos cálculos econométricos que intentar explicar cómo se absorberá el coste del impuesto por pernoctación en Cataluña.

Miquel Casajuana ha hecho llegar a Comunicatur sus cálculos con los que explica cómo las empresas debrán asumir una parte del coste de la tasa y no será el consumidor final quien la asuma en su totalidad.

1. La oferta varía de O1 a O2 una vez que el precio incrementa de P* a P+Tax cuando el gobierno introduce el impuesto sobre las pernoctaciones turísticas.

2. A pesar del incremento del precio, los proveedores prevén mantener el mismo nivel de ocupación asumiendo que los turistas se harán cargo del coste total de la tasa.

3. Los consumidores, en cambio, para el nuevo precio de P+Tax sólo están dispuestos a comprar la cantidad de noches Q+Tax y se produce un exceso de demanda que se traduce en un número de camas vacías Q*-(Q+Tax).

4. Ante esta situación, los hoteleros deciden reducir el precio hasta Ptax* para aumentar el número de noches compradas estableciendo así el nuevo equilibrio de mercado en EqTax.

Este ejemplo de Casajuana, quiere demostrar como los hoteleros quieren desviar el recargo de la tasa a los consumidores vendiendo las habitaciones a P+Tax y en cambio se han debido conformar con el precio Ptax*. Así, el hotelero es el responsable final de pagar la tasa entre P+Tax y EqTax, y el consumidor paga el incremento de precio final, de P* a Ptax.

Casajuana dice que el impacto de este tipo de medidas económicas varía en función de la elasticidad de los bienes o servicios. Tasas aplicadas al tabaco o al alcohol, productos muy inelásticos, tienen una incidencia muy grande en el coste que asumen los consumidores por encima de los proveedores; por otro lado, si esta tasa se aplica a los establecimientos turísticos, los hoteleros asumen una parte importante del coste ya que el turismo es un bien con muchos sustitutos naturales.

0 0 0 0