La subida de las temperaturas afecta directamente a los destinos

El calentamiento global está teniendo incidencia sobre el comportamiento de los turistas y como buscan propuestas que mitiguen las altas temperaturas. La saturación de turistas en el río Segre en el municipio leridano de Camarasa es un ejemplo.

La masificación de visitantes y vehículos que se acercan los días calurosos de verano hasta la ‘Playita’ del río Segre ha forzado al ayuntamiento a limitar el acceso a este espacio a los turistas y cerrar el acceso a los vehículos. El pasado mes de junio ha sido el más caluroso de la historia a nivel global desde 1880 cuando se inició el contraste de datos.

Este lugar del río es un ejemplo de cómo cientos y cientos de turistas llegan de diferentes puntos de Cataluña, incluso en autocares organizados, buscando paliar las altas temperaturas provocando la saturación y la insostenibilidad natural.

El cambio climático está provocando que se estén registrando los récords de temperatura de la superficie marina y terrestre. El año 2019 en su conjunto ya es el segundo más cálido de la historia. La última década acumula prácticamente todos los récords de altas temperaturas.

La situación es general en el continente europeo, pero también están sufriendo la escalada de temperaturas en Canadá y en la zona meridional de sur América.

Así pues, hay que tener presente la nueva situación. Las administraciones y también el sector turístico deben contribuir a gestionar este paradigma que puede provocar desplazamientos turísticos incontrolados.

0 0 0 0