La nueva Ley antitabaco mermaría las ventas de la hostelería en 7.000 millones

El endurecimiento de la Ley de medidas contra el tabaquismo provocará una caída de las ventas de bares, restaurantes y cafeterías de hasta un 10%. Según el Instituto de Estudios Económicos supondrá un impacto superior a los 7.000 millones de euros en el conjunto del sector, y una pérdida de empleo de entre el 3% y el 3,5%, en torno a 50.000 puestos de trabajo.

El director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan Iranzo, ha presentado el informe ‘Los efectos económicos en el sector de la hostelería de la nueva Ley antitabaco en España’, junto con el adjunto a la presidencia de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR), Juan Luis Guerra. El estudio apunta que la tendencia en otros países es de retroceder o flexibilizar las prohibiciones, como en Eslovenia, Países Bajos o Bélgica, al tiempo que indica que los «excepcionales» casos de países que han instaurado una normativa prohibicionista, como Irlanda o Reino Unido, constituyen una «evidencia empírica de los efectos perniciosos sobre las ventas, la actividad y el empleo» en los establecimientos de hostelería.

Iranzo calificó de «inadecuado» el proyecto de Ley que entrará en vigor el próximo año, sobre todo en el actual contexto de crisis y de destrucción de empleo, al entender que «no es el momento de poner trabas». Advirtió de que se trata de un sector «muy perjudicado» por la crisis, con un descenso de las ventas del 13,4% desde 2008 y una destrucción de actividad y empleo del 4,5% y el 2%, respectivamente. El informe del Instituto aboga por una subida de la fiscalidad como la aprobada la semana pasada como «mecanismo de desincentivación».

Desde la FEHR, Juan Luis Guerra, afirma quela Ley es de un «prohibicionismo radical y excepcional», e hizo referencia al caso griego, donde los hosteleros «se vieron arruinados» y prefirieron «de forma masiva» arriesgarse a afrontar las posibles sanciones. Guerra insistió en la propuesta de la patronal del sector para crear zonas reducidas para fumadores en los establecimientos hosteleros a los que no accedan camareros ni menores y dejen al menos un 70% de espacios sin humo para los no fumadores. /Ag EP

0 0 0