La Generalitat de Catalunya salva a Veremonte en BCN World

Las alarmas sobre el macrocomplejo BCN World se han disparado. El grupo inversor Veremonte ha desistido, por segunda vez, en adquirir los terrenos de La Caixa colindantes a PortAventura dónde se preveé instalar el complejo. La Generalitat de Catalunya, que ha apostado fuerte por el proyecto, se ha visto obligada con urgencia a pactar con La Caixa la gestión del suelo para aquellas empresas que opten a una licencia de casino.

Ante la inquietud generada alrededor de este futuro macrocomplejo de ocio y juego, la Generalitat ha asegurado que BCN World “continuará adelante” pase lo que pase con el grupo inversor. El acuerdo con La Caixa supone una opción de compra de los terrenos por 18 meses para la administración catalana.

En julio, Veremonte pidió a La Caixa alargar el plazo para ejecutar la opción de compra sobre los terrenos. Ahora ha decidido no ejercer la opción de compra de esos terrenos que tienen un precio de 377 millones de euros. Según un comunicado de Veremonte “existen nuevas circunstancias que se han ido produciendo en los últimos meses”. “Una vez se conozcan las condiciones del Plan Director Urbanístico y del concurso de licencias de casino, las sociedades precalificadas optarán a ellas ejecutando el proyecto”, afirma en el comunicado.

Este nuevo escenario condiciona a la Generalitat fuertemente y la obliga a controlar todo el proyecto. El grupo Veremonte de Enrique Bañuelos ha conseguido librarse de la inversión millonaria que debía realizar pero seguirá con todas las opciones y ventajas que preveía como impulsor de BCN World. La planificación de BCN World estaba basada en unas 600 hectáreas pero la Generalitat sólo reserva 150, espacio “suficiente” para ubicar los casinos. Eso podría dejar el proyecto en un mero espacio de juegos y apuestas alejado de las intenciones iniciales de construir un resort con múltiples servicios.

0 0 0 0