La Generalitat aprueba el decreto de apartamentos con la oposición frontal del sector

El gobierno de la Generalitat ha aprobado finalmente el decreto que regula la actividad de los apartamentos turísticos sin contar con el consenso del sector. La Federación Catalana de Apartamentos Turísticos (Federatur), partidaria de una “regulación efectiva y real”, considera que con este decreto “habrá un total descontrol en los apartamentos turísticos”.

Según el gobierno catalán las viviendas que se cedan a terceros mediante una contraprestación económica para estancias de temporada inferiores a tres meses requerirán de una licencia de actividad municipal. Además, los vecinos de los edificios sometidos al régimen de propiedad horizontal podrán prohibir la actividad en su comunidad.

Lluís Torrent, presidente de Federatur afirma a COMUNICATUR que el sector no está en contra de la licencia, “pero no creemos que los municipios puedan tener la capacidad inspectora ni la capacidad financiera para llevar este control”. Al final los ayuntamientos darán la licencia “en régimen de comunicación, y sin ningún control efectivo”, dice Torrent.

Desde Federatur se han mostrado muy críticos con esta regulación. Entre otros motivos porque consideran que los apartamentos quedan al margen del ámbito turístico puesto que la figura de vivienda de uso turístico está definida en la Ley de Vivienda y no en la de alojamiento turístico como lo están los hoteles, las casas rurales o los campings. Para Lluís Torrent, el motivo es que en los últimos siete años el gobierno catalán ha demostrado su incapacidad, “sólo han sido capaces de controlar 23.000 apartamentos de los 500.000 que hay en Cataluña”. El presidente de Federatur se pregunta “por qué tras siete años lo han aprobado en los últimos minutos de su legislatura”.

La Generalitat defiende que con esta normativa “se define los estándares de calidad y da garantías a la comercialización de las viviendas de uso turístico, dota de seguridad jurídica a propietarios y usuarios, posibilita el control eficaz de ayuntamientos y vecinos en su comercialización, facilita la limitación de su uso por razones urbanísticas e incrementa la potestad de intervención de la Administración de la Generalitat respecto al ejercicio de la actividad”.

Por otra parte, Federatur no está de acuerdo en qué se considere apartamento turístico cualquiera que tenga una estancia inferior o hasta tres meses de duración. Como ejemplo ponen el distrito barcelonés de Ciutat Vella, que con esta regulación “multiplicará el número de viviendas consideradas apartamentos turísticos”. “Todo lo que han querido apuntar en una dirección, lo están enfocando en la dirección totalmente contraria”, opina Torrent. También considera que al sacar de la normativa la figura del profesional intermediario causará graves problemas al usuario final y esto repercutirá en la imagen turística de Cataluña.

Los municipios tampoco lo ven claro

Además del sector de los apartamentos, también los representantes del mundo municipal han manifestado su oposición al decreto aprobado por la Generalitat. Consideran que se traspasa la competencia pero no los recursos para aplicarla. En declaraciones al diario El Punt, desde la Federación de Municipios de Catalunya, el alcalde de Sitges, el socialista Jordi Baijet, dice que “no es tolerable que los ayuntamientos tengan ahora este problema sin recursos”. Para el presidente de la comisión de turismo de la Asociación Catalana de Municipios, el convergente Joan Aregio, la norma es “inasumible” por parte de los ayuntamientos y está pensada para Barcelona. “No podemos compartir una normativa que carga a los ayuntamientos de más obligaciones sin recursos”, dice Aregio

Consulta los principales puntos del decreto de viviendas de uso turístico (en catalán)

0 0 0