Javier Torrescasana: “Por falta de infraestructuras y adaptación del sector hacia el turismo accesible, Europa deja de generar 142.000 millones de euros al año”

El turismo se ha ido especializando hacia diferentes subsectores y clientes. Pero quizá se ha olvidado un poco de la opción del turismo accesible. Comunicatur ha querido percibir la situación real de la accesibilidad hablando con Javier Torrescasana, fundador y director de la agencia Barcelona Special Traveler.

¿Qué es exactamente Barcelona Special Traveler?
Es una agencia de viajes convencional, pero especializada en clientes con discapacidad, cualquier tipo de discapacidad o movilidad reducida. Nacimos como una agencia receptiva en Cataluña, pero con los años hemos ido ampliando servicios y estamos empezando a ser emisores, aunque no puedo garantizar la misma calidad de servicio que cuando hacemos receptivo, porque aquí, todo lo que hacemos, incluso las experiencias, son cosas que hemos catado y hecho personalmente.

¿Ustedes dan servicio solamente al cliente final o también a hoteles y otras agencias?
Lo que nos piden a veces los hoteles es asesoramiento en cuanto a adaptación de habitaciones accesibles. Dar servicio a otras agencias, no es habitual, pero en algunos casos sí han querido contar con nosotros para que les diéramos soporte. Tanto agencias extranjeras como locales.

De los diversos tipos de discapacidad existente, ¿cuáles tienen más problemas para viajar? Nosotros trabajamos con todo tipo d discapacidades, pero en el momento de viajar, quizá las personas que tienen más problemas serían los discapacitados físicos, porque se encuentran con una serie de barreras que les impiden gozar de aquello que querían. Evidentemente, también hemos trabajado con discapacidades sensoriales, sobre todo con visuales, pero en general son gente muy autónoma. En este caso nosotros lo que podemos ofrecer es trabajar con guías especializados, que cuando van a visitar una cosa están acostumbrados a tener un lenguaje y a hacer una descripción que sea adecuada para las personas con discapacidad visual. Con los auditivos, la verdad, aunque yo estoy muy sensibilizado porque tengo dos hijos sordos, no me he encontrado todavía con peticiones específicas, porque en el momento de coger un avión o comprar una habitación de hotel lo pueden hacer sin ningún tipo de problema. De todas maneras, nosotros sí que revisamos si los hoteles tienen bucle magnético para los usuarios de audífonos, si tienen algún tipo de alarmas o despertadores específicos para personas con discapacidad auditiva.

“El impacto económico que tiene el turismo accesible dentro de la UE es de 345.000 millones de euros al año y se valora en unos 142.000 millones más el potencial que hay.”

¿Cómo esté el turismo accesible? ¿Hay en el sector la sensibilidad y los servicios necesarios?
Yo creo que el turismo en el ámbito de Cataluña está bastante bien, de todas formas, las cifras que nos da la Comisión Europea es que el impacto económico que tiene el turismo accesible dentro de la UE y generado por países de la UE es de 345.000 millones de euros al año. Este mismo estudio dice una cosa más impactante y es que se valora en unos 142.000 millones más el potencial que hay. Es decir que por falta de infraestructuras, por falta de adaptación del sector, se dejan de generar 142.000 millones de euros más.

¿Cuáles son las carencias mayores?
Lo más complicado es el transporte. El aéreo es un drama. Cada compañía tiene sus normas. Las hay que aceptan que viajes solo; otras no te admiten si eres una persona con movilidad reducida (PMR); algunas te dicen que los asientos para PMR son los de la ventana, otras te dicen que son las del pasillo. No hay manera que haya una uniformidad. Y sobre todo, lo que para mí es dramático es el trato que muchas veces recibe el material necesario para estas personas. No es extraño que me llegue una persona de Estados Unidos, Canadá o el Reino Unido y que la primera llamada sea para ver dónde podemos encontrar una ortopedia que me repare lo que me han roto de esta silla de ruedas. Turistas americanos usuarios de sillas eléctricas que vienen con la silla manual y deben esperar que alguien los lleve porque no se quieren arriesgar a lo que les pueda pasar con su material.

“El transporte aéreo es un drama. Cada compañía tiene sus normas. Las hay que aceptan que viajes solo; otras no te admiten si eres un PMR; algunas te dicen que los asientos para PMR son los de la ventana, otros te dicen que los del pasillo. Y lo que es dramático es el trato que recibe el material necesario para estas personas.”

¿Y los establecimientos hoteleros?
Hoy en día la legislación, en cuanto a alojamientos, garantiza que hay un número determinado de habitaciones accesibles y que los hoteles se estén reformando y acabando con las barreras arquitectónicas. Pero estas habitaciones hay que revisarlas. A mí me han enseñado una habitación accesible…. ¡y había un escalón para entrar en el baño! Y les dices, perdona… O algunas habitaciones accesibles donde las puertas para entrar en el baño no son lo suficientemente anchas para el paso de una silla de ruedas. Sí cada día se está mejorando, evidentemente, pero lo que falta es mucha información. Ni la gente de los hoteles está formada para lo que se necesita, ni los organismos que tienen que velar por esto lo está.

¿La legislación también habla del tema precios? ¿Se puede dar el caso que una habitación adaptada cueste más que una estándar?
En cuanto a alojamiento, esto no me lo he encontrado, incluso me encontré con un hotel que tenía una iniciativa que me gustó mucho, con un razonamiento que encontré muy interesante. Me dijeron: “mira, nosotros lo que hemos hecho ha sido convertir las suites en habitaciones accesibles. Si alguien nos pide la suite, la vendemos a precio de suite, pero si alguien nos pide una habitación accesible, le ofrecemos esta suite, pero a precio de una habitación estándar.”

Así pues, un turista accesible ¿no tiene que gastarse más dinero que cualquier otro turista?
El mayor problema es el transporte terrestre. En Barcelona tenemos una red de transporte público accesible donde la mayoría de las estaciones de metro son accesibles, aunque quedan algunas importantes, como plaza España, que no lo es. La red de autobuses metropolitanos también. Ahora, cuando comienzas a tener un grupo y has de coger un autocar se dispara el precio, porque una plaza de discapacidad obliga a que dos o cuatro asientos desaparezcan. Y para un grupo de 20 a lo mejor has de coger un autocar de 55, con el coste que esto conlleva.

“Diversos colectivos de discapacitados en Barcelona reclaman que haya el número de taxis accesibles que correspondería por ley. Pero claro, tener un taxi accesible obliga a una inversión considerable y el taxista no recibe ninguna ayuda.”

El turista individual, en el momento de hacer un transfer, no debe tener este problema…
Los clientes que llegan a Barcelona vía aeropuerto o vía estación, necesitan un transfer con vehículo accesible, porque, evidentemente, no encontrarán un vehículo accesible en la parada de taxis. Esto ya comporta un coste más elevado: has de contratar un servicio de un señor que irá a recogerlo, que estará esperando el tiempo necesario hasta que llegue el cliente, etc. Esto sí que encarece el viaje. También hay el factor asistencial: hay personas que necesitan ser asistidos en su higiene personal, al levantarse y al acostarse cada día. O incluso el alquiler de según que material, que nosotros organizamos y llevamos al hotel, como puede ser una grúa de transferencia. Son cosas que no se piensan y que un turista sin discapacidad no necesita.

¿Me está diciendo que no hay taxis adaptados en Barcelona?
Bien, en estos momentos hay una reclamación por parte de diversos colectivos de discapacitados en Barcelona, que reclaman que se cumpla la ley y que haya el número de taxis accesibles que correspondería por ley. No me quiero equivocar, pero me parece que estamos en torno a 90, cuando según los ratios de la ley debería haber unos 525 o 530. Y claro, tener un taxi accesible obliga a una inversión para adaptar el vehículo o comprar un vehículo lo suficientemente grande y el taxista no recibe ninguna ayuda.

¿El Rent-a-car está mejor en este sentido?
El tema del alquiler de vehículos accesibles es terrible. Curiosamente, hay un lugar fuera de Cataluña, que yo domino un poco, que es Fuerteventura. Allí puedo alquilar sin problema un vehículo adaptado e incluso puedo alquilar un vehículo para que yo, usuario de silla de ruedas, pueda conducir. En la península esto es imposible.

“Alquilar un coche para que yo, usuario de silla de ruedas, pueda conducir… en la península es imposible.”

¿Las grandes compañías no disponen de este servicio?
Si tu entras, por ejemplo, en la web de Avis y miras vehículos adaptados te reenvía a una página Avis del Reino Unido y te dicen que es una oferta de vehículos que la tienen exclusivamente en el Reino Unido. En España solo hay dos compañías, una en Madrid y otra en Barcelona que sí ofrecen el alquiler de vehículos accesibles, que no adaptados. O sea no tienen vehículos para que yo, conductor, vaya al volante, pero sí que tienen para que yo, familia, que tengo un hijo con discapacidad, pueda llevar la silla de ruedas. Pero claro, son dos compañías que se dedican exclusivamente a esto en toda España. Y si necesito un vehículo en Málaga, pues se encarecerá muchísimo, porque tendré que organizar que desde Madrid lleven el vehículo a Málaga y lo vayan a recoger después y todo esto tiene un coste muy importante.

Falta de empresas de servicios… antes comentaba también la falta de formación de los profesionales del turismo. ¿Nos puede hablar de ello?
A nivel de formación sobre turismo accesible yo he hablado con algunas escuelas. A todas les parece muy interesante, pero al final no he visto que se hiciera nada más. He ido varias veces a charlas de 2 o 3horas a diferentes escuelas de turismo. Yo creo que se tendría que formar más, pero la realidad es muy diferente. He ido a hoteles, para formar a personal de atención al cliente o recepción. Pero claro, es un sector donde hay una rotación altísima y los hoteles dispuestos me dicen que estarían formando continuamente para su competencia. En algún momento en las escuelas se tendría que afrontar este tema, que se sepa identificar qué tipo de discapacidad es, que tipo de trato se ha de dar… y sobre todo aprender que un discapacitado tiene una discapacidad específica, pero tiene muchas capacidades. No por el hecho que una persona tenga una discapacidad has de dirigirte a su compañero, para obviarlo, no. Hay una gran tendencia a hacerlo y no tiene ningún sentido.

“En algún momento, en las escuelas de turismo, se tendrá que afrontar esta formación, que se sepa identificar el tipo de discapacidad, qué tipo de trato se ha de dar, las necesidades del colectivo…”

Desde fuera uno tiene la impresión de que la legislación y la sensibilidad hacia este colectivo tan importante había mejorado mucho.
Para mí lo que es más increíble, no se si todavía es así al 100%, pero hasta hace un par de años seguro, es que la única universidad de España que exigía haber cursado la asignatura de accesibilidad para ser arquitecto era la UIC, aquí, en Barcelona. Claro, cuando estás hablando de arquitectos, que son los señores que tienen que eliminar las barreras arquitectónicas y hacer un diseño universal. Pues… es como muy increíble, que puedas ser arquitecto sin haber cursado la asignatura de accesibilidad.

¿Nos podría explicar qué tipos de experiencias son las que ofrece Barcelona Special Traveler?
En Barcelona somos unos privilegiados. Tenemos una ciudad muy bonita donde se pueden hacer muchas cosas, pero tenemos un entorno maravilloso: montaña, mar, nieve… todo el territorio de Cataluña ofrece un sinfín de actividades y nosotros las queremos poner al alcance de gente que lo desconoce totalmente. Colaboramos con La Molina y con una asociación que se llama Play and Train con todo el tema del esquí adaptado. Pues desde el esquí adaptado, vela adaptada, surf adaptado al mar… Cataluña es pionera y tiene tres empresas que ofrecen globos aerostáticos adaptados, que es una experiencia maravillosa. Tenemos un montón de cosas, una cantidad de bodegas adaptadas, donde incluso podemos pasear entre vides en silla de ruedas…

“Aquí tenemos esquí, vela, surf adaptados… y tenemos tres empresas que tienen globos aerostáticos adaptados, que es una experiencia maravillosa. Cataluña es pionera.”  

Experiencias que, sin duda, sus clientes apreciarán y le harán vivir momentos inolvidables.
A mí me gusta mucho poder llevar a clientes a Port de la Selva, que vean los barcos de pesca, que puedan ir a la lonja y ver como se subasta el pescado y después degustarlo y comer lo que se ha subastado en el restaurante que hay al lado. Gusta mucho. Tengo el ejemplo de una clienta que la llevamos a esquiar. No sabía que existía la posibilidad de esquiar en una silla y que te pilotaran y te llevaran. Cuando acabó la experiencia, me abrazó llorando y me dijo dos cosas: la primera “nunca había pensado que sentiría la sensación de velocidad y el viento en la cara como la que he tenido”. La segunda, “nunca me había imaginado que estaría en la cima de una montaña”. Hay muchas posibilidades, muchas cosas por hacer y lo que queremos es no centrarnos únicamente en el tour accesible por el barrio gótico o ir a Monserrat y a una bodega, no. Queremos ofrecer y ofrecemos cosas que van mucho más allá.

Quiero ver la web de ENAT, la red europea de turismo accesible

Quiero ver la web de Barcelona Special Traveler

0 0 0 0