Instrumentos para la competitividad de los destinos turísticos

El conocimiento, la creatividad y la innovación como instrumentos para la competitividad de los destinos turísticos, por Salvador Anton Clavé

Es conocido que el turismo está en una fase de cambios profundos tanto desde la perspectiva de las expectativas de la demanda como desde el punto de vista de la dinámica de las empresas. Tales procesos de cambio están condicionando la viabilidad a medio y largo plazo de los destinos. La mejora de su productividad agregada exige una apuesta clara por la innovación y, como elemento básico, por la generación y transferencia de conocimiento. Uno de los retos a resolver en este campo es cómo desarrollar tales procesos – por otra parte tan comunes en otros sectores de actividad- teniendo en cuenta algunas cuestiones básicas que los condicionan:

(1) Que hay amplios vacíos de información elemental acerca de la dinámica de los mercados, las empresas y los destinos.
(2) Que buena parte del conocimiento existente es tácito (es decir, está depositado en el saber hacer de los gestores de la actividad) y, por lo tanto, difícilmente transferible.
(3) Que hay diferencias sustanciales entre las necesidades de conocimiento de los agentes productivos según sea su naturaleza, dimensión o subsector.
(4) Que las organizaciones turísticas de gran dimensión tienden a adoptar esquemas propios de generación y gestión del conocimiento.
(5) Que, por el contrario, los destinos turísticos pueden caracterizarse como sistemas productivos especializados integrados por PYMES.
(6) Que la utilidad del conocimiento es mayor si su transferencia se realiza a través de redes integradas que faciliten la innovación.

Para gestionar el conocimiento, promover la innovación y potenciar la creatividad en los destinos hacen falta, de hecho, instrumentos que canalicen los flujos entre los agentes del sector (y de otros sectores afines) y los especialistas de los más diversos campos. Se puede avanzar en ello a través del desarrollo de mecanismos de coordinación organizados a manera de "redes instrumentales de I+D+I". Son estructuras formales de colaboración que pueden integrar instituciones, empresas, universidades y centros de investigación e innovación, que pueden configurarse como una oportunidad para mejorar la atmósfera productiva de los destinos a diferentes escalas e, incluso, que pueden convertirse en componentes básicos de su estrategia futura en relación a:

• Desarrollar nuevas estrategias de participación
• Incrementar el valor y las oportunidades de desarrollo
• Potenciar procesos innovadores
• Incorporar innovaciones tecnológicas
• Mejorar los resultados de las empresas
• Impulsar el desarrollo de nuevos productos
• Promover la sostenibilidad a escala local

Desde esta perspectiva, se puede hablar de la gestión del conocimiento como de una función estratégica clave para los destinos y las empresas turísticas. Ésta es, de hecho, la interpretación que se puede dar a la constitución desde la segunda mitad de la pasada década de diversas plataformas innovadoras en diferentes destinos turísticos como las que, por citar algunas de ellas, presentaron sus proyectos a mediados de octubre en la jornada sobre Innovación organizada por el Patronato de Turismo de la Diputación de Tarragona. Entre ellas estaban el Microsoft Innovation Center Tourism Technologies, TURISTEC, INVATTUR, el Parque Científico y Tecnológico de Turismo y Ocio y el Instituto Tecnológico Hotelero. En la misma línea estarían, entre otras iniciativas, la creación de la Dirección de Investigación, Desarrollo e Innovación Turística de SEGITTUR, el desarrollo de la plataforma ThinkTur, la incorporación de la I+D+I en turismo en programas sectoriales y generales, tanto a nivel europeo como español e incluso al nivel de determinadas comunidades autónomas, o la iniciativa de CICTourGUNE de participar en el impulso de la red global INRouTe con la finalidad de generar conocimiento experto estratégico para el sector a nivel regional.

Parece ser que se está consolidando, pues, la idea que la definición de redes multisectoriales y la institucionalización de los procesos de transferencia e innovación en el sector son cuestiones clave para su sostenibilidad y competitividad futura. Hay todavía mucho camino por recorrer y la cooperación y coordinación en red de las diferentes iniciativas existentes es también una exigencia necesaria para incrementar su capacidad de generar valor.

Salvador Anton Clavé
Catedrático de Geografía de la URV y director general del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci

0 0 0