Girona versus Barcelona

El presidente de la Cámara de Comercio de Girona, Domènec Espadalé, ha reconocido que los vuelos que Ryanair ofrece actualmente en el Aeropuerto Girona-Costa Brava se verán afectados por el inicio de las operaciones de la aerolínea en la capital catalana a partir de septiembre. Según la Cámara, de las más de 200 frequencias actuales, quedaran entre 170 y 180.

Espadalé también ha afirmado que será muy difícil volver a llegar a los 5,5 millones de pasajeros de 2008. "Hay que conseguir llenar los aviones de Girona para que Ryanair continúe volando desde aquí”, ha comentado Espadalé, quien tiene la confianza de que las ventajas de que goza la aerolínea en Girona sirvan para mantener su actividad.

Desde la Cámara contemplan como una buena alternativa que otra compañía entrara con fuerza en el aeropuerto gerundense.
Esta preocupación por el futuro del aeropuerto de Girona lo comparte más del 40% de los profesionales del turismo que han participado en la encuesta COMUNICATUR. Los lectores opinan que la llegada de Ryanair a Barcelona “perjudicarà a todo el mundo”, no sólo a Girona, sinó también a Reus y a las compañías Vueling y Spanair.

Más vuelos en El Prat

Mientras el sector de Girona teme por su aeropuerto, Ryanair ha anunciado más aviones y frecuencias en Barcelona y una nueva ruta con Fuerteventura. Este incremento se hará efectivo en noviembre en las rutas a Bruselas (Charleroi), Cagliari, Dusseldorf, Edimburgo (Weeze), Gran Canaria, Milán (Bergamo), París (Beauuvais), Roma (Ciampino) y Venecia (Treviso).

Por su parte, Vueling enlazará Barcelona con Ciudad Real a partir del 1 de noviembre. /Ag. EP

0 0 0