“Ser una ciudad cara no es bueno pero ser barata es peor»

Turisme de Barcelona insta a los hoteleros de la ciudad a subir las tarifas entre un 15 y un 20% para recuperar los niveles previos a la crisis y equiparar los precios con las principales ciudades turísticas europeas. Para Joan Gaspart, presidente del consorcio, “ser una ciudad cara no es bueno pero es peor ser un destino barato y si el aumento es moderado no tiene por qué perjudicar la atracción de turistas”.

Precisamente el precio es uno de los tres aspectos que más disgustan a los turistas según la encuesta presentada por Turisme de Barcelona. Un turista que ronda entre los 35 y 44 años, viaja en pareja, utiliza aerolíneas convencionales frente a las low cost y el gasto medio supera los 440 euros.

Más turistas y más gasto

En el primer cuatrimestre del año los visitantes a la ciudad crecieron en un 10% respecto al mismo periodo de 2009, y añadió que las previsiones para los meses que quedan hasta finales de año apuntan a un aumento similar.

Respecto a la ocupación, ésta se situó en el 65% de media, dos puntos por encima de la cifra del año pasado, a pesar de que la planta hotelera ha crecido un 6% (3.600 camas más).

El gasto medio por turista creció un 16,82% en el primer cuatrimestre de 2010, hasta alcanzar más de 420 millones de euros. Joan Gaspart destacó la evolución de mercados emergentes como Rusia, Brasil, China e India, con un gasto que creció un 57% y llegó a los 24 millones de euros. En este sentido, el presidente de Turisme de Barcelona reivindicó más vuelos directos con Rusia para potenciar este mercado, aunque reconoció la mejora que ha experimentado la capital catalana en lo que a conexiones aéreas respecta.

0 0 0