Freno a las falsas denuncias por intoxicación de los turistas británicos

El Reino Unido se ha puesto las pilas y antes del verano entrará en vigor una nueva medida legislativa que establecerá las cantidades máximas para las reclamaciones por intoxicación durante las vacaciones en el extranjero de los turistas británicos.

En los últimos años se ha producido una avalancha de denuncias falsas de clientes que dicen haber contraído una intoxicación alimentaria en un hotel durante las vacaciones. Bufets de abogados y compañías de seguros han alentado esta práctica.

Con la nueva decisión del Ministerio de Justicia británico fijando la cantidad máxima que los turistas podrán reclamar en caso de caer enfermos durante las vacaciones el sector espera que se frenen las denuncias falsas. En los últimos años las reclamaciones de este tipo habían crecido desaforadamente. En poco más de tres años pasaron de 5.000 a 35.000 denuncias de turistas del Reino Unido, la cual cosa indica el negocio encubierto que están realizando despachos de abogados especializados en este tipo de demandas.

En el mismo sentido de la medida anunciada por las autoridades británicas, en los últimos meses se ha girado la tortilla contra estos clientes mentirosos que aprovechan el engaño para sacar un beneficio económico con estas denuncias. Los tribunales del Reino Unido, desde octubre ha condenado cuatro parejas a pagar los costes legales después de demostrarse que habían presentado unas reclamaciones fraudulentas sobre intoxicaciones.

El cambio de situación sobre el tema va a provocar que los turistas británicos se lo piensen mucho más antes de interponer una demanda, primero por la limitación en la expectativa económica que pueden reclamar y segundo porque en caso de ser falsa la mentira les puede salir cara, con hasta tres años de cárcel.

0 0 0 0