Es un momento muy triste para la comunidad LGTB internacional

Por Juan Juliá Blanch presidente del Comité Directivo de la ILGTA (The International Gay & Lesbian Travel Association):

No lo puedo entender y estoy profundamente conmocionado y entristecido por el masivo y devastador tiroteo en el Club Pulse en Orlando. Mi pensamiento está con todas las víctimas de este fatal suceso, con sus familiares y amigos, y con toda la comunidad LGTB de Orlando. Desde que me enteré del nuevo horroroso ataque en Orlando a la libertad de las personas, al valor de la vida, a los derechos humanos y sobre todo, a la libre elección de querer a quién te dicte tu corazón, no he podido evitar que me asalten pensamientos que hacen surgir una tremenda sensación de miedo dentro de mí. Pero no lo voy a permitir. No voy a permitir que el miedo viva mi vida por mí. Voy a seguir viviendo mi vida, como siempre he creído que la tengo que vivir, libremente y con orgullo.

Voy a seguir besando a mi marido en la calle y no voy a dejar que un asesino que cometió este acto porque, según su padre, vio a dos hombres besarse en la calle, provoque semejante barbaridad. Voy a seguir pensando que los espacios que he creado en los Axel Hotels, son espacios necesarios porque son espacios donde la libertad, la aceptación del prójimo, sea cual sea el camino que ha decidido tomar, es el camino que quiero y que debemos tomar, porque matar por ver besar a dos seres humanos nunca puede ser un motivo para la violencia. Este camino, el camino que todos los integrantes de la comunidad LGTB hemos decidido consciente y voluntariamente no es fácil. Vivimos en una sociedad donde la mayoría ama y se siente atraída sexualmente por el otro género, por lo que tomar la decisión de querer a alguien de tu mismo sexo es asumir que seguramente vas a encontrar algún rechazo de personas cercanas y/o lejanas en tu vida cotidiana simplemente por ser como eres. Pero en mi caso ha valido mucho la pena, ya que me ha permitido vivir siendo fiel a lo que siento y pienso, y este punto es indispensable para ser feliz y nadie te debería hacer renunciar a ello.  Pero ¿por qué mis amigos y mi comunidad tienen que ser un objetivo de los intolerantes por el mero hecho de vivir siendo fiel a ti mismo? No tiene sentido. Desgraciadamente vivimos en un tiempo donde empieza a ser habitual ser el objetivo del odio de aquellos que no pueden aceptar otro dogma que el suyo, sea del tipo que sea. ¿Hasta donde vamos a llegar? ¿Por qué no podemos respetar al prójimo? ¿Dónde ha quedado nuestra humanidad? ¿Cuándo nos daremos cuenta de que lugar de nacimiento, idioma, color de piel, religión, etc, no hace que seamos distintos en la esencia, sino simplemente en lo superficial? ¿Cuándo podremos conectar desde los valores básicos de la humanidad que nos unen y no desde los que nos separan?

No voy a dejar que el pensamiento de que esto podría haber pasado en uno de Axel Hotels me acobarde. Somos el mismo target, vivimos, celebramos y queremos compartir -con todos aquellos que nos conocen y nos quieren- un espacio de libertad y aceptación con el resto de población. Es justamente por este motivo por lo que veo que ahora somos un objetivo para los intolerantes. Pero no voy a cambiar ni una sola coma del libro de mi vida por esto. Ni Axel Hotels va a cambiar una coma de su plan estratégico de expansión en pro del fomento de la libertad, la aceptación, la normalización y la creación de espacios libres de prejuicios. Estoy convencido de que el terror no podrá con todos los que nos mantenemos unidos en la constante lucha por los derechos humanos, la integración y la normalización del colectivo LGTB en el mundo entero, porque unidos en el amor ganaremos siempre la batalla al terrorismo. Sigamos celebrando el orgullo LGTB todavía con más fuerza en todas partes, nunca podrán arrebatarnos lo que somos y nuestros derechos, ni dejaremos de ser quienes somos por muchos ataques que recibamos, porque el día que cedamos al chantaje de la intolerancia ya no seremos nosotros.

Pero no podemos olvidar que los asesinatos de la discoteca gay en Orlando  también ha sido un claro ataque al turismo mundial, pero con un giro perverso hacía una minoría  -Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales-. El Turismo LGBT representa aproximadamente el 10% de todos los viajeros del mundo. Considerando que un poco más de mil millones de personas viajan (según la OMT), el colectivo LGBT representaría unos 100 millones de personas. La comunidad LGTB suelen gastar más dinero en sus vacaciones, viaja más a menudo y muchas veces lo hace en temporada baja, por lo que ahora, mi target está en el punto de mira de muchos destinos. Es la primera vez que grandes organizaciones de Turismo mundiales han condenado un atentado de manera enérgica y contundente contra la comunidad LGTB. Por ejemplo la OMT ha expresado su más sentido pésame a las familias y amigos de las víctimas, al pueblo estadounidense y a la comunidad LGBT en todo el mundo en este difícil momento. El Secretario General de la ONU llegó a expresó su plena solidaridad con el pueblo y con el Gobierno de los Estados Unidos de América.  Pese a estos comunicados de condena, las grandes organizaciones de turismo mundial, como por ejemplo, la mencionada Organización Mundial del Turismo (OMT) o la WTTC (World Travel Toursim Council) no tienen una posición clara y oficial de apoyo al turismo LGTB. Ambas organizaciones han invertido en estudios de mercado del turismo LGTB, pero cuando se trata de dar una voz LGBT en sus cumbres y conferencias, por lo general no les gusta tocar esta «minoría».

¿No sería hora de que los líderes mundiales del viaje, de la industria del turismo y las asociaciones que representan adoptaran una postura conjunta,  no sólo contra el terrorismo cuando puntualmente se produce un hecho de este tipo, sino también un apoyo decidido para el turismo LGTB? Siempre he pensado que a través del turismo se puede realizar una estupenda labor de “relaciones públicas” que podría llevar a un mayor conocimiento de otras culturas, otras gentes, otras formas de entender la vida que generen, en conjunto, una visión global y una aceptación mucho mayor dentro de la diversidad que hay en la gran familia de seres humanos que somos.

juanjuliaAxel

 

 

 

Juan Juliá Blanch
Presidente-fundador Axel Hotels
Presidente del Comité Directivo de la ILGTA
(The International Gay & Lesbian Travel Association)

 

 

 

0 0 0 0