Hoteles de Andorra contrarios al nuevo registro de turistas

Los establecimientos de alojamiento de Andorra estarán obligados a registrar a todos sus clientes. Los empresarios consideran excesiva esta medida contemplada en la nueva Ley del registre de ocupación de alojamientos turísticos (ROAT) porque no tienen capacidad para introducir la gran cantidad de datos a las que estarán obligados.

El Gobierno quiere tener fichadas a todas las personas que ocupen un alojamiento aduciendo una cuestión de seguridad nacional y por otro lado para tener un mejor conocimiento de la tipología de clientes y de estadística turística. Los hoteleros piensan que la operativa es inasumible –registrar uno por uno todos los clientes y enviarlos a la policía- y piden hacer modificaciones en la normativa. El Gobierno del Principado se ha mostrado abierto a introducir algunos cambios y modificar las exigencias.

El Gobierno ya ha aprobado la aplicación que permite el traspaso de los datos de los establecimientos a la administración. La Unión Hotelera andorrana (UH) y la Asociación Auténticos Hoteles de Andorra se quejan del papel policial que el gobierno les quiere hacer jugar. Hasta ahora era suficiente con registrar a la persona titular de la reserva y anotar en el registro el número de personas que lo acompañaban y las noches de estancia. Los hoteleros dicen que el nuevo procedimiento retrasa la entrada de los turistas en las habitaciones y además supone una intromisión en la discreción y el anonimato que piden algunos clientes.

Entre las modificaciones que estudia el Gobierno de Andorra se encuentra la simplificación del registro a los menores de 16 años o la posibilidad de registrar con antelación, pensando en la llegada de grandes grupos de personas que colapsarían las recepciones de los hoteles. UH ha pedido subvenciones para adaptar los sistemas informáticos a los nuevos requerimientos del ROAT. Según algunas declaraciones de los hoteleros, la automatización de los sistemas de registro que tienen los establecimientos con el nuevo sistema puede suponer un coste de hasta 9.000 euros, en algunos casos. También solicita tiempo para poner en marcha este sistema de registro.

Una vez esté a pleno rendimiento la información recopilada por el ROAT permitirá una explotación estadística de mercado que ahora no existe. El Gobierno la facilitará a los establecimientos para ampliar así su conocimiento de la oferta y demanda turística de Andorra. Entre los datos que se obtendrán hay el grado de ocupación y el precio medio por habitación.

[HOME]

0 0 0