Los campings siguen subiendo el listón de la calidad

Una parte significativa de los campings españoles están inmersos en una carrera para aumentar el nivel de calidad de su oferta y equipararla, en algunos aspectos, a la de la hotelería convencional. Dos ejemplos serían la instalación de los denominados “bungalous suite” o la implantación de un sistema propio de calidad como ha hecho CampingRed.

La propuesta de este nuevo sistema de CampingRed, que recoge los parámetros de calidad por el cual se regirán sus asociados y adheridos, se ha presentado en el 2º Congreso CampingRed celebrado recientemente en Huesca. Según informa la asociación, se trata de “un auténtico y exclusivo sistema de calidad que permitirá la autoevaluación de los campings de CampingRed, lo que contribuirá a mejorar la calidad de los mismos”.

El sistema de calidad se fija en diferentes apartados relacionados con los servicios del camping: recursos humanos, seguridad-prevención, gestión ambiental, servicios básicos, accesos y señalización, recepción, bungalows, etc. Según informa la asociación cada estableciendo puede seguir el manual y autoevaluarse de acuerdo al grado de cumplimiento de los diferentes requisitos.

Desde su constitución como asociación a primeros de año, CampingRed está trabajando para presentar una oferta atractiva de sus establecimientos. Mediante su web (www.campingred.es) intenta promocionar los campings adheridos. En el congreso también se ha presentado la placa identificativa de la asociación que instalarán en la entrada de los campings así como la una mascota oficial, Redy, una tienda de campaña animada que será la imagen de CampingRed.

CampingRed se constituyó oficialmente en asociación sin ánimo de lucro el pasado enero. Forma parte de la Federación Española de Empresarios de Camping (FEEC) y su ámbito de actuación es para toda la Comunidad Europea. Actualmente lo conforman 20 miembros (17 campings de España y Portugal y 3 empresas colaboradoras)

Campings con servicios de hotelería convencional

Con respecto a los denominados “bungalous suite” un camping próximo a Madrid –el Arco Iris, situado en Boadilla del Monte- ha sido pionero en su instalación. Se trata de construcciones de madera, de 53 metros cuadrados habitables, que cuentan con una estancia diáfana, con una cocina americana, sala de estar, dormitorio y una bañera de hidromasaje para dos personas con cromoterapia, además de baño independiente y una terraza exterior con porche. El equipamiento incluye vitrocerámica, frigorífico, microondas y campana extractora en la cocina; sofá, televisión de plasma giratoria y DVD en la sala de estar; cama de matrimonio dormitorio; y ducha, secador de pelo y radiador-toallero en el baño. También incluye todo el menaje de la cocina y el baño, además de la ropa de cama.

Estos “bungalous suite” están teniendo un buen nivel de ocupación desde que se abrieron al público, según la dirección del camping Arco Iris, y son una buena demostración que existe una gran demanda potencial de este tipo de alojamientos de más confort, que también permiten a los campings captar nuevos clientes habituados a los estándares del alojamiento en hoteles y apartamentos. / A. Valls – Comunicatur

0 0 0 0