Los barceloneses decidirán el modelo turístico de la ciudad

La ciudad de Barcelona parece que está experimentando un ligero descenso como destino turístico, que se agudiza en las comparaciones con los crecimientos constantes vividos en los últimos 15 años.

Para cambiar la situación, y pensando en el horizonte de 2015,el Ayuntamiento ha diseñado un Plan Estratégico del Turismo, en el que quiere “implicar a todos los ciudadanos”, y en el que a través de una web los barceloneses podrán opinar y hacer propuestas para que el modelo turístico se adapte "al modelo sostenible de ciudad en todos los aspectos".

Las propuestas emitidas desde los barrios con un mayor impacto del turismo recibirán una “atención especial”. Este plan, que no tiene aún asignación presupuestaria, contará con un consejo directivo encargado de su elaboración, un comité técnico permanente y el asesoramiento y participación de expertos en el sector.

Según el alcalde Jordi Hereu, se está haciendo un análisis y diagnosis de la situación actual para “diseñar escenarios de futuro y establecer qué turismo debemos impulsar”. El objetivo parece, sin embargo, que ya está definido ya que se pretende que el turismo en Barcelona sea sostenible económica, social y medioambientalmente. En caso de poner en una balanza calidad y cantidad, el alcalde lo tiene claro: “siempre primará la calidad”.

A pesar de esta medida de choque, la situación actual parece no preocupar en exceso a los representantes del sector. Tal y como hicieron los hoteleros barceloneses hace unos días (ver artículo Barcelona no percibe ninguna crisis en el sector turístico), el consorcio Turisme de Barcelona también considera que la situación es diferente pero no negativa. Su director general, Pere Durán, prevé que en vez  de los crecimientos del 14% en las pernoctaciones, “a los que estábamos acostumbrados durante los últimos 15 años, tendremos que acostumbrarnos a porcentajes de aumento de entre el 3 y el 5% anual”.

Según el presidente de Turismo de Barcelona, Joan Gaspart, en los primeros seis meses del año no se ha percibido la crisis puesto que los hoteles han disfrutado de ocupaciones "a niveles muy parecidos a los de 2007". En este periodo, Barcelona recibió 3,4 millones de turistas que generaron 6,3 millones de pernoctaciones, cifras que Gaspart “firmaría para que se mantuvieran este 2008 y en 2009". Lejos de caer en el pesimismo, el empresario hotelero ha definido la situación de "normal en cualquier ciudad de éxito".

0 0 0