‘El turismo mata la ciudad’

Barcelona no gana para disgustos. En una semana se le están acumulando las malas noticias que afectan de lleno a la credibilidad de la ciudad como destino turístico.

Hace justo una semana se conoció la muerte de una alto cargo del gobierno de Corea del Sur cuando fue víctima de un tirón mientras paseaba por la calle. Ahora se ha conocido el robo que ha sufrido la familia real de Qatar durante su estancia en un hotel de lujo de la capital catalana. Y la cereza en el pastel de la mala imagen para el turismo la ha puesto el colectivo anticapitalista Arran colgando una pancarta en La Pedrera con el lema “Tourism kills the city” (El turismo mata la ciudad).

El sector turístico ha reaccionado pidiendo contundencia en cuestiones de seguridad. La imagen de un destino tiene como primer puntal la seguridad. La muerte de un miembro de un  gobierno en una ciudad de un país extranjero o el robo valorado en 30.000 euros de un mandatario durante sus vacaciones son noticias demoledoras para los mercados emisores turísticos emergentes.

Para aquellos que ya han decidido visitar la ciudad y se encuentran pasando unos días de ocio, tampoco es grato encontrarse en uno de los edificios arquitectónicos más emblemáticos del modernismo de Barcelona una pancarta tan negativa como la desplegada por Arran. El mensaje de que el turista no es bienvenido a Barcelona va cuajando entre los visitantes. La ‘turismofobia’ avanza al mismo ritmo que la inseguridad.

Los hoteleros barceloneses han reclamado una respuesta rápida al ayuntamiento. Les preocupa que con la temporada de verano comenzada se vuelvan a vivir situaciones que dañen seriamente la reputación del destino.

0 0 0 0