El Summit del The Shopping & Quality Tourism se encalla en la definición del Turismo de Calidad

Definir lo que es turismo de calidad y las múltiples caras que puede presentar fue el debate más interesante de la primera jornada del Summit Barcelona “Turismo de Calidad vs Masificación turística. Las grandes ciudades del Mediterráneo frente al fenómeno turístico en el siglo XXI”. (Ver noticia en Comunicatur).

La mesa redonda en cuestión estaba formada por Enric Fernández, Director Corporativo de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank; Ricard Santomà, Decano de la Facultad de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi, Universidad Ramon Llull; Carlos Díez de la Lastra, CEO de Les Roches Marbella y Conrad Llorens, socio fundador y CEO de la consultora especializada en marcas Summa. La idea básica de los organizadores del Summit de asociar el turismo de calidad con el que más gasta en destino fue abiertamente cuestionada con razonamientos como los siguientes:

  • “Si el destino apuesta por el medio ambiente quizá preferirá turistas muy comprometidos con la sostenibilidad.”
  • “Depende de a quién se le haga la pregunta. Los empresarios pueden estar contentos con el que gasta mucho, pero quizá los ciudadanos que ven disminuida la vida local no.”
  • “Quizá los turistas de largo recorrido gastan más, pero solo vienen una vez y los de corto radio igual vienen varias veces al año y acaban por invertir aquí o enviando a sus hijos a estudiar aquí.”
  • “Hemos invertido mucho en espacios culturales que están vacíos y quizá preferiríamos que comprasen menos y fueran más a los museos.”
  • “El concepto de lujo ha cambiado y ahora el lujo va más ligado a un concepto de experiencias.”
  • “Para tener lujo has de tener volumen, porque el lujo crece cuando consolidas el concepto aspiracional.”
  • “Turismo de calidad es el que aporta valor a la ciudad, de manera más global.”

Así las cosas la definición que más consenso tuvo vendría a decir que “El turismo de calidad es el que más se ajusta al modelo estratégico del destino”. Por lo tanto, es necesario definir muy bien el tipo de turismo que un destino quiere tener y actuar en consecuencia. Tarea nada fácil si pensamos que los principales entes de promoción turística tienen en sus Planes de Marketing y entre sus objetivos principales aumentar el número de turistas de largo recorrido y aumentar el gasto en destino, porque las cifras son inequívocas y ya sea dejado atrás el clásico concepto de buscar un número siempre creciente de turistas.

El modelo del Mobile World Congress
Como dijo al día siguiente Miquel Valls, Presidente de la Cámara de Barcelona, “Hay que escoger la definición de la clase de turismo que queremos y esta elección es claramente política.” Puso como ejemplo “la elección de crear el 22@, una decisión política que permanece en el tiempo y que tiene el consenso de todos y ha creado una industria fuerte de TICS”. Y es que la segunda jornada se adentró todavía más en el impacto del turismo de calidad en la economía y aquí hubo más acuerdo en la mesa redonda de Miquel Valls, Juan José Bruguera, Presidente del Círculo de Economía y Pau Relats, Presidente de Fira de Barcelona, que dijo que la Fira no puede solo aspirar a hacer un certamen y que la gente marche y ya está. El ejemplo del Mobile, que no sólo genera riqueza a toda la ciudad y ofrece una excelente imagen de Barcelona en todo el mundo, sino que ha sido capaz de crear también una industria tecnológica relacionada en Barcelona.

El Summit arrancó con participantes institucionales que hablaron una vez más de la importancia de los datos de los turistas de largo recorrido y su gasto, de la necesidad del trabajo conjunto público-privado, de la gobernanza, de la sostenibilidad y del “caso Barcelona”.

Resultó interesante la presentación de la responsable de turismo de Malta, que singularizó sus problemas y éxitos en el hecho de ser una isla pequeña totalmente dependiente del aéreo y la responsable de la promoción económica y turística de la Toscana, una región que tuvo más de 30 millones de turistas y 90 millones de visitantes durante 2018, que explicó cómo han intentado crear nuevos productos ligados al turismo religioso y nuevas rutes gracias a las informaciones anónimas recogidas en el Big Data gracias a los móviles.

Por su parte, Manel Villalante, Director General de Estrategias y Desarrollo de Renfe presentó en su ponencia “Turismo y movilidad 4.0” el operador integral de movilidad denominado RaaS (Renfe as a Service) y sorprendió a todo el mundo con la idea de “acompañar al cliente puerta a puerta, aunque el viajero sólo haga una pequeña parte del viaje con Renfe, incluso si no lo hace con Renfe.”

Lluis Llorca, Director General de Spain Global Blue hizo descubrir un aspecto poco conocido, como es el retorno del IVA a los turistas, la cantidad que representa y el desarrollo tecnológico que ha hecho su empresa para crear un proceso de digitalización de la devolución que en la actualidad ya es el único permitido. Denominado DIVA, consigue que el proceso dure sólo un minuto ante una hora que perdía con anterioridad el turista y que definió como un gran éxito de colaboración público-privada.

Otra empresa, Clear Channel, pidió esta colaboración. Especializados en pantallas interactivas de comunicación reclama poner más en las ciudades para comunicar más directamente con el turista y ofrecerle aquello que busca en lugar de anuncios convencionales.

Union Pay, definido por Luis García, su Director General para España, Portugal y Andorra como “La VISA China” explicó que los turistas chinos usan esta tarjeta porque es aceptada en todos los bancos del gigante asiáticos y reclamó que los empresarios españoles comiencen a ser conscientes de la necesidad de trabajar también con ella.

Aigües de Barcelona tuvo también su ponencia como empresa patrocinadora del Summit y como empresa público-privada hizo una clara apuesta por el turismo y por la idea que hay que transmitir al sector de la importancia de la sostenibilidad en temas hídricos y de la potabilidad del agua de los grifos. También los aparcamientos SABA fueron bienvenidos a esta apuesta por el turismo. El sector quizá espera que todas estas empresas, con gran poder económico, apuesten decididamente por el turismo, formando parte de los organismos públicos que llevan la promoción del país por todas partes y ayudando a los diferentes sectores turísticos a formar un lobby poderoso.

Finalmente también Octavi Bono, Director General de Turismo, se ocupó de una interesante ponencia sobre los atributos de valores, que identificó en tres bloques: funcionales y de utilidad práctica; de carácter emocional y de Life Changing.

Hay que agradecer el esfuerzo de los organizadores por hacer una cumbre de estas características en Barcelona, pero al mismo tiempo The Shopping & Quality Tourism Institute tendrá que plantearse si este Summit Barcelona queda aquí o si tendrá continuidad o no. Y repensar el modelo. No ha parecido muy atractivo para el sector profesional, al que iba dirigido, una cumbre de dos días, ni tener que pagar 280 euros, ni tener hasta cuatro ponencias hablando de lo que ya es conocido de Barcelona. También había creado demasiadas expectativas el anuncio del título de “Las grandes ciudades del Mediterráneo frente al fenómeno turístico en el siglo XXI” para tener solamente a Malta y Toscana en tanta ponencia. El resultado de todo ello ha sido un aforo pobre, que solo llenó el CaixaForum Barcelona en un 50%.

0 0 0 0