El salón IBTM ha servido para tranquilizar al turismo de negocios

El miedo a una huida del turismo MICE de la capital catalana ha planeado durante todos los días de celebración en Fira de Barcelona del salón IBTM World. El riesgo de perder congresos en Barcelona ha sido una evidencia las últimas semanas. La ralentización de reservas y la poca afluencia de peticiones para celebrar convenciones de negocios en la ciudad habían encendido las alarmas entre los Organizadores Profesionales de Congresos (OPC).

En el arranque del salón, que es un gran escaparate internacional en la organización de congresos, convenciones y viajes de negocios, todas las miradas estaban puestas sobre los compradores extranjeros. El contexto político estaba penalizando a la capital catalana que es una de las primeras ciudades del mundo en celebración de congresos, sólo superada por París y Viena, según el ranking anual de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA).

El turismo de negocios podría generar este año en Barcelona unos 1.500 millones de euros, una cantidad nada despreciable. Por eso los responsables turísticos barceloneses han querido transmitir ante los 15.000 asistentes a la feria, que la ciudad vive en un estado de normalidad y que puede acoger sin problemas cualquier evento. El único contratiempo ha sido la huelga de los taxistas -contra Uber y Cabify- que ha dejado a los visitantes sin transporte de taxi durante todo el miércoles de salón.

El resultado de la feria para el turismo MICE catalán y español ha sido positivo. Menos miedos y ganas de seguir trabajando con este destino si se asegura una estabilidad política futura. IBTM World hace quince años que se celebra en Fira de Barcelona y en esta edición ha tenido más de 3.000 empresas expositoras de 150 países. Los organizadores han estimado que se han organizado más de 70.000 reuniones de entidades, asociaciones y empresas.

0 0 0