El mundo rural no se escapa de la economía colaborativa

El impacto de la economía colaborativa en el ámbito del alojamiento no es exclusivo de los destinos urbanos. El mundo rural considera que la incursión de las grandes plataformas de comercialización está teniendo un efecto “devastador” en el medio rural.

La Confederación del Turismo Rural y Agroturismo de Cataluña (TURALCAT) da un grito de alerta sobre las nuevas figuras de alojamiento (Viviendas de Uso Turístico) que son un problema en las áreas rurales. Considera que está habiendo un crecimiento descontrolado los últimos años de la vivienda turística que está a punto de modificar el turismo rural como lo conocíamos hasta ahora y eliminar un papel capital en el desarrollo de las áreas rurales.

Un alojamiento con reducidas cargas fiscales y una limitada regulación “que aprovechan las plataformas digitales y la comercialización masiva está generando en el mundo rural la misma mala convivencia que la actividad turística ha producido con los vecinos de las áreas urbanas”.

Turalcat hace uno alegato en defensa del turismo rural desde la aprobación de la primera normativa reguladora en 1983. Cuentan que ha permitido que “muchas familias del medio rural continuaran viviendo en el territorio, que muchas explotaciones agropecuarias fueran viables gracias a los ingresos complementarios que proporciona esta actividad, que se crearan muchos puestos de trabajo autónomo para mujeres y jóvenes, que se rehabilitaran un gran número de edificaciones del patrimonio rural que de otro modo habrían desaparecido, en definitiva, ha permitido que se mantuviera vivo el campo catalán, especialmente en los lugares más vulnerables “.

Montserrat Coberó, directora de Turalcat, afirma que esta modalidad de alojamiento está inundan les áreas rurales sin contribuir a sostener la economía del camp catalán dado que todos los recursos que genera marchan fuera de las áreas rurales. Como ejemplo del efecto nocivo de las viviendas turísticas frente a las casas rurales tradicionales, Turalcat detalla que el 80% del gasto realizado en el alojamiento rural se queda en el territorio mientras que la vivienda de uso turístico sólo deja el 20% del gasto.

0 0 0 0