El ministerio amenaza a Vueling con retirarle la licencia de vuelo

Vueling ve cuestionado su modelo. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asegurado que sancionará a la compañía por el caos generado con las cancelaciones y retrasos de vuelos que afectan a decenas de miles de viajeros. Pastor ha anunciado que aparte de la sanción económica podría retirarle la licencia de operador aéreo y dejarla operar con una licencia temporal.

Los problemas logísticos y de gestión de Vueling pueden continuar todo el verano. Por ello, las administraciones autonómica y estatal han pedido soluciones a Vueling con un plan de contingencia creíble que permita reconducir la situación. La compañía ha iniciado la contratación de más personal, pilotos, azafatas y aviones.

La mala planificación de Vueling ya la denunciaron los trabajadores de la compañía en varias ocasiones. Consideraban insostenible el crecimiento de la actividad con los recursos que tienen. El ministerio de Fomento ya hizo cambiar la programación inicial de la aerolínea por ser poco creíble y arriesgada. Ahora fuerza a la aerolínea a que cancele vuelos de manera anticipada para evitar nuevos colapsos. Deberá ajustar su oferta de verano y asumir las consecuencias de una sobrecarga de venta de billetes ya realizada. Fomento ha enviado inspectores al aeropuerto de El Prat para controlar el plan de choque de la compañía.

El presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto, se ha visto obligado a compensar la falta de información de su compañía de los últimos días. Ha pasado a conceder entrevistas periodísticas a los principales diarios del país. Sánchez-Prieto sigue defendiendo que la “planificación era la adecuada” aunque acepta que “Vueling no estaba dimensionada para este nivel de incidencias”. El presidente de la aerolínea asegura que “no contemplan la opción de cancelar billetes”.

Una vez Vueling supere este verano, la compañía tendrá que trabajar para recuperar la imagen y confianza perdida entre los clientes

0 0 0 0