El mal tiempo enturbia la Semana Santa

El balance turístico de la Semana Santa 2019 no ha cubierto las expectativas. Las previsiones no eran malas pero la meteorología es un factor determinante que influye en las reservas de última hora.

El frente que ha azotado el Mediterráneo durante los días de fiesta ha desanimado a muchos turistas. Las reservas se han moderado y el mal tiempo ha podido rebajar un 2% las estimaciones iniciales. Pocos clientes han anulado sus estancias, pero muchos sí que han decidido no desplazarse.

Los destinos de costa catalanes han sufrido más el contratiempo meteorológico con ocupaciones de entre el 70% i el 90%. Mientras, el interior y la montaña, con estaciones de esquí abiertas en los Pirineos, han cumplido más las expectativas. Las últimas nevadas han permitido alargar la temporada hasta el Lunes de Pascua.

A pesar del mal tiempo, la costa catalana se ha salvado de la catástrofe que han padecido los destinos del levante mediterráneo. La Semana Santa de la Comunitat Valenciana ha sido un auténtico desastre y los hoteleros la consideran una de las peores que recuerdan. Las reservas han caído hasta un 80% respecto al año pasado.

El balance en términos globales de esta Semana Santa para el turismo catalán no es positivo básicamente porque la última hora no ha funcionado. Ha faltado ese último empujón de reservas.

0 0 0