El alojamiento en Barcelona no se puede permitir perder una cita como el Mobile

El congreso de telefonía Mobile World Congress (MWC) multiplica el precio medio de las habitaciones de hoteles de cuatro y cinco estrellas en la ciudad de Barcelona y los apartamentos turísticos, en prácticamente todas las ediciones, han colgado el cartel de completo.

La cita con el Mobile se ha convertido en una inyección de ingresos que ya es habitual cada año a finales de febrero. Acontecimientos de este tipo no solo permiten reequilibrar las cuentas de los alojamientos, sino que en muchos casos significan unos ingresos estructurales y no adicionales.

En números globales el MWC genera unos 465 millones de euros en la ciudad; perder el congreso por cuestiones externas como inestabilidad política, huelgas laborales, transporte deficiente… se podría considerar una catástrofe.

La proyección internacional que supone el Mobile tienta a muchos sectores a utilizarlo como altavoz de sus reivindicaciones o elemento de presión, algo que puede suponer un riesgo. Este año Barcelona hace frente a uno de los congresos más importantes y relevantes del mundo con una huelga de metro y sin empresas como Uber y Cabify actuando en la ciudad. Este tipo de presión sobre el MWC está muy presente cada año en los organizadores y es uno de sus principales quebraderos de cabeza. Aun así, dicen que apuestan por mantenerse en Barcelona.

En esta edición de 2019 se ha producido una readaptación de los clientes del salón. Las empresas han ajustado sus gastos en viajes corporativos. Así pues, tanto los delegados asistentes como la estancia media posiblemente se haya reducido ligeramente respecto años anteriores. A pesar de todo, los clientes que llegan a los alojamientos barceloneses y a su área metropolitana son esenciales para el turismo.

Más allá del alojamiento sectores como la restauración y el ocio nocturno también se benefician de este congreso. Hasta 118 millones de euros puede generar este sector en los pocos días que dura el Mobile World Congress. Un 25% del gasto que realizan los congresistas van para ocio y restauración.

0 0 0