Barcelona es noticia en el mundo con su peor cara

El turismo no es compatible con la inseguridad y menos aún con la ‘criminalidad’. Y Barcelona está viviendo una auténtica crónica negra a golpe de robos con violencia, agresiones sexuales y homicidios durante toda la temporada turística de verano.

La prensa internacional y los consulados extranjeros advierten de esta crisis de seguridad a sus ciudadanos. Los datos de la policía son alarmantes: un 30% más de robos con violencia, ocho apuñalamientos mortales este verano, media docena de agresiones sexuales en Barcelona en poco más de una semana… La revista alemana Der Spiegel es muy contundente: Barcelona wird zur Stadt des Verbrechens (Barcelona se convierte en la ciudad del crimen)

La Guardia Urbana y los Mossos se están empleando a fondo en la capital catalana para revertir la situación. Llevan detenidos un 80% más de delincuentes que hace un año, a pesar de que 9 de cada 10 queda en libertad y vuelven a las calles a delinquir. En la última batida en el Metro barcelonés han identificado a 70 carteristas en sólo dos horas, de los cuales 23 terminaron detenidos. Barcelona parece una mina para los ladrones; turistas y autóctonos son presa fácil, algo parecido a la ciudad sin ley.

La realidad y la percepción a veces no coinciden, según dicen los expertos en seguridad. Ciudades como París o Londres tienen índices de inseguridad más elevados. Pero la realidad es que la embajada de Estados Unidos en España ha publicado un aviso sobre Barcelona y medios de comunicación internacionales de Alemania, como Der Spiegel y Frankfurter Allgemeine Zeitung, y de Gran Bretaña como la BBC i The Guardian han reflejado esta situación en reportajes sobre el incremento de la inseguridad en Barcelona.

La prensa internacional subraya el ataque violento que sufrió el embajador de Afganistán en España para robarle el reloj, como un turista alemán terminó en el hospital con las piernas rotas por los ladrones, el caso de una anciana francesa de 91 años herida cuando le arrancaron un collar o el caso de la diplomática de Corea del Sur que murió a causa de las heridas que le causó un ladrón después de golpear con el suelo tirón de bolso.

A los carteristas habituales de las zonas turísticas de Ciutat Vella y Las Ramblas de Barcelona se han de sumar los delincuentes violentos y los agresores sexuales de turistas en las áreas de ocio.

Una mala imagen para Barcelona, su peor cara.

0 0 0 0