Anuncio sorpresa: Ryanair se queda en Cataluña

Tras varios meses de negociaciones complicadas, Ryanair y la Generalitat de Catalunya han llegado a un preacuerdo para sumar nuevos aviones, pasajeros y puestos de trabajo en los aeropuertos de Girona y Reus a partir del mes de abril de 2012 y durante cinco años.

De materializarse este acuerdo, anunciado por el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya, Lluís Recoder, el primer año la media de pasajeros en Girona sería de entre tres y cuatro millones, y en Reus, de entre 500.000 y 900.000.

Ryanair deberá mantener las rutas existentes actualmente y se compromete a incrementar su número, especialmente con los principales mercados emergentes y los más reclamados por las instituciones y el sector privado, como serían Finlandia, Noruega, Suecia y Moscú. El consejero ha anunciado un vuelo que empezará a operar en abril entre Moscú y Girona de la compañía Transaero y que los irlandeses recuperarán el que unía Girona con Madrid.

Ryanair continúa sin embargo con sus amenazas y asegura que si AENA incrementa sus ya elevadas tasas en Girona y Reus, cancelará este preacuerdo y se instalará en otros aeropuertos con costes operativos más bajos.

Recoder ha concretado que las administraciones públicas –Generalitat, Diputación y Ayuntamiento de Girona– aportarán al fondo de competitividad del aeropuerto una cantidad total de 5,8 millones de euros al año, mientras que en el caso de Reus esta cifra es de 3,2 millones de euros anuales.

Recoder ha valorado que sea “un compromiso estable”, puesto que la aerolínea irlandesa podrá construir un hangar para el mantenimiento de los aviones en Girona y un hotel en los alrededores de este aeropuerto.

Lleida Alguaire

Recoder ha asegurado que hay “posibilidades” de cerrar un acuerdo con Ryanair para que la compañía irlandesa vuelva a operar también en el aeropuerto de Lleida-Alguaire, aunque por el momento no hay nada cerrado.

El consejero ha recordado que por el momento el único acuerdo vigente es el que hay con los turoperadores rusos y británicos que se han comprometido a traer esquiadores al Pirineu leridano, aunque los primeros se han echado atrás en espera de la entrada en funcionamiento de la aduana. Recoder ha calificado este hecho de “desidia” del Ministerio de Fomento por no haberlo autorizado todavía./Ag. EP

0 0 0 0