Alarma en Calella por la vueta del turismo de borrachera

El Ayuntamiento de Calella dice que denunciará el turoperador que trajo 1.000 jóvenes franceses al municipio con un paquete de 270 euros. La oferta consistía en una maratón de 3 días de fiesta y barra libre dentro y fuera del hotel denominada Spring Break.

El municipio ha resucitado el turismo de borrachera y su imagen ha quedado tocada a pesar de que no se han registrado incidentes remarcables. Algunos hoteleros no ven con buenos ojos este tipo de ofertas y el ayuntamiento no quiere que la fiesta se repita el próximo año.

El Spring Break de Calella es el mejor ejemplo del denominado turismo de borrachera: por 270 euros contrataban el viaje, la pensión completa y el alcohol. Con ofertas de este tipo es difícil acertar el margen de beneficio que pueden obtener los empresarios pero está claro que el coste en la imagen de Calella ha sido superior. El ayuntamiento denunciará por este motivo el operador “Playa y Fiesta” pero no sabemos si actuará contra los hoteles y las discotecas que han jugado y facilitado que la Spring Break se celebre en esta localidad.

Hace algunos años la Costa del Maresme inició un trabajo intenso para reorientar su oferta e imagen, asociada al turismo lowcost, hacia el segmento del turismo familiar y de más calidad. Lo consiguieron ofreciendo actividades y productos de su territorio, a la vez que aprovechaba la proximidad a la ciudad de Barcelona como un atractivo más por sus clientes. Todo este buen trabajo del pasado parece que ha empezado a malograrse los últimos años. El regreso del turismo barato en Calella ha encendido las alarmas.

0 0 0 0