Advierten que el turismo impacta negativamente sobre el medioambiente

El informe Blue Economy, del organismo Union for the Mediterranean (UfM), sostiene que el turismo genera externalidades ambientales negativas y que deben superarse con una gestión responsable.

La costa mediterránea es una de las más afectadas por el impacto turístico. Acoge una gran cantidad de recursos catalogados como patrimonio mundial protegido por el Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO que son importantes atracciones turísticas para visitantes locales y extranjeros. Des de la UfM advierten de que deben promoverse de forma responsable y gestionarse adecuadamente.

Algunos de los impactos ambientales más graves que tiene provoca el turismo, para este organismo son:

  1. Presiones sobre los ecosistemas locales, la pérdida de biodiversidad, por ejemplo, debido a la construcción vinculada al turismo o al aumento de los residuos que genera.
  2. Deshechos en el mar o la playa: el 52% de la basura marina y de playas proviene del turismo costero en los Estados miembros de la UE
    3. Contaminación del agua causada por la producción de desperdicios urbanos, instalaciones turísticas o cruceros
    4. La contaminación del aire y las emisiones de gases de efecto invernadero de las instalaciones de transporte y turismo han aumentado considerablemente en las últimas décadas, especialmente debido al aumento del transporte aéreo en el Mediterráneo
    5. Demanda de recursos naturales: en particular agua, alimentos, combustibles fósiles (alto consumo de energía por el sector, vinculado principalmente al transporte y el alojamiento);
    6. Disminución en el valor estético de los paisajes debido a la urbanización y el desarrollo de la infraestructura.

El informe sí recuerda el valor que genera la actividad turística en el área mediterránea. Explica que, en 2015, la contribución directa del turismo al PIB de los países mediterráneos fue del 4,5% mientras que la contribución total directa, indirecta e inducida fue del 11,6% del PIB. En 2026 se espera que alcance el 12.5% ​​del PIB de la región.

En términos de empleo, el turismo representó el 11,5% del empleo total en 2015 en las economías mediterráneas (19,8 millones de empleos, de los cuales 7,8 millones de forma directa). También se espera que aumente en el futuro y represente el 12,4% del empleo total de la zona en 2026.

Como propuestas positivas la Unión para el Mediterráneo recuerda que una de las mejores maneras para que las instalaciones turísticas sean más sostenibles a la vez que reducen los costos y aumentan la rentabilidad es revisar su consumo de energía. Propone ir aumentando el uso de energía renovable para satisfacer sus necesidades de electricidad, calefacción y refrigeración, algo especialmente interesante en las zonas costeras del Mediterráneo, donde la energía solar puede capturarse con paneles solares fotovoltaicos o solares. Existen herramientas electrónicas como la presentada por la OMT, Hotel Energy Solutions, que permite evaluar la eficiencia energética actual y la huella de carbono de los hoteles, a la vez que les ofrece soluciones energéticas rentables adaptadas a las características de cada establecimiento dependiendo de la ubicación geográfica, recursos naturales disponibles, etc

0 0 0 0