Acabar con el turismo de borrachera vía decreto

El gobierno de las Islas Baleares ha presentado un decreto ley específico para las zonas turísticas de la Playa de Palma, s’Arenal, Magaluf, y el conocido como West End de Sant Antoni para prohibir el balconing, las excursiones etílicas y la promoción de ofertas en la venta y consumo de alcohol.

El objetivo es forzar un cambio real en el modelo turístico de estos destinos de Mallorca e Ibiza para acabar con el turismo de borrachera. Esta normativa, que tiene una vigencia temporal de 5 años, también suspende la concesión de nuevas licencias de party boats y establece limitaciones de esta actividad en determinadas zonas.

El consejo de gobierno balear afirma que este decreto es la primera norma europea que se aprueba de forma exclusiva para frenar los excesos derivados del abuso de alcohol en zonas turísticas.

Las multas pueden llegar hasta 600.000 € y una suspensión de la actividad de hasta tres años. En el caso de las faltas graves se sancionan con multas de 6.001 a 60.000 € incluyen la venta de bebidas alcohólicas fuera del horario permitido; ofrecer bebidas alcohólicas bajo modalidades del tipo barra libre, happy hours o 2×1 y 3×1; y la publicidad o las excursiones etílicas (pubcrawling). Las faltas muy graves se sancionan con multas de 60.001 a 600.000 €, y adicionalmente pueden conllevar el cierre del establecimiento.

0 0 0