2 millones de euros extras para combatir la turismofobia

La tasa turística está sirviendo al Ayuntamiento de Barcelona para luchar contra los efectos de la masificación turística. La Generalitat le ha entregado 2 millones adicionales del impuesto turístico para que el ayuntamiento pueda hacer inversiones especiales destinadas a paliar la turismofobia que se ha instalado en la ciudad.

El convenio que han firmado ambas administraciones permite al ayuntamiento recibir estos recursos extraordinarios que se suman a los que ya le corresponden a la ciudad según la ley, aproximadamente un 33% de todo lo recaudado. A pesar de esta inyección extra, el ayuntamiento sigue reclamando el 100% del impuesto turístico. Desde la entrada en vigor de la tasa, en noviembre de 2012, la ciudad de Barcelona ha ingresado en sus arcas 28,8 millones de euros.

Este dinero extraordinario lo destinarán a rehabilitar espacios sometidos a un uso intensivo de los turistas y a las infraestructuras y servicios públicos que han sufrido el impacto negativo del turismo. De hecho, los proyectos dotados con esta asignación son los llamados “proyectos de compensación”. Con la dotación extraordinaria anterior se arreglaron calles y plazas, se destinó a mobiliario urbano y a la gestión de un equipo de agentes cívicos.

Y es que la turismofobia se ha instalado en la ciudad. Las protestas vecinales contra el modelo turístico suben de tono en Barcelona. Como informó Comunicatur, la nueva estrategia pasa por intimidar directamente a los visitantes en zonas turísticas.

Aumenta la preocupación de los barceloneses por el turismo
El resultado de la encuesta semestral que realiza el ayuntamiento a los barceloneses para conocer sus preocupaciones pone al turismo como la segunda problemática más importante que tiene la ciudad. El barómetro conocido este mes de enero ha mostrado un cambio de tendencia respecto a los resultados obtenidos en el realizado el primer semestre. Sube la preocupación por el turismo y el tráfico, mientras que el paro y las condiciones laborales bajan. En concreto el factor laboral es la principal preocupación para el 17,6%. Y la preocupación sobre el turismo es el valor que más aumenta. Se dobla pasando de 5,8 al 11% respecto a mayo.

0 0 0 0